Por qué es importante el desarrollo temprano del cerebro en la infancia [Guía completa]

Por qué es importante el desarrollo temprano del cerebro en la infancia [Guía completa]

Es posible que hayas escuchado el dicho muchas veces. "Cuando una flor no florece, lo que arreglas es el entorno en el que crece, no la flor".

Digamos que los niños son flores que no han florecido justo en su etapa de brotación. Supongamos que su cerebro es la flor que florecerá con sus habilidades cognitivas como la inteligencia, la percepción, la imaginación y la memoria (por nombrar algunas) para prepararse para el mundo. En ese caso, el medio ambiente juega un papel importante.

Esto nos lleva a nuestro extracto de hoy, la importancia del desarrollo del cerebro en la infancia y cómo puede ayudarlos a convertirse en seres conscientes del futuro. Algunos de los conceptos centrales que discutiremos en el extracto son los siguientes:

  • ¿Por qué es importante el desarrollo temprano del cerebro?
  • Factores que afectan el desarrollo cerebral de un niño, tanto positiva como negativamente.
  • Cómo asegurar el desarrollo cerebral de tu hijo desde el final de la infancia hasta el comienzo de la niñez.
  • Cómo elegir el instituto educativo adecuado para su hijo que pueda garantizar su desarrollo cerebral.

Estadísticas del desarrollo del cerebro infantil

Aquí están las estadísticas del desarrollo temprano del cerebro según mejores escuelas de juego, que le brindará una base de datos sobre el desarrollo temprano del cerebro en la infancia.

  • Un recién nacido puede tener la misma cantidad de neuronas que un adulto. Lo que difiere es el tamaño, de ahí las funciones. La neurona de un bebé es 25% de la de un adulto y con el tiempo se desarrolla. Las neuronas son muy importantes en la detección de información sensorial, que puede desarrollar una función cognitiva muy importante llamada percepción.
  • El 90% de las funciones cognitivas se desarrollan entre los 5 y 6 años. Algunos incluso podrían argumentar que aquí es cuando el cerebro de un niño es más maleable, y uno siempre puede recordar lo que le enseñaron académicamente en esta etapa. Los padres y maestros podrían aprovechar esta oportunidad para ayudarlos a enseñar habilidades importantes, además de las académicas.
  • A la edad de 3 años, la conexión sináptica ha alcanzado los 1.000 billones. Con el tiempo la densidad irá aumentando y será más difícil que la nueva información penetre sin que la antigua interfiera. Esto se llama interferencia retroactiva en la memoria y es menos activa durante los primeros años.
  • ¿Sabías que el aprendizaje y la formación de la memoria de un bebé se producen a las cinco semanas de nacer? Por eso, nunca es demasiado pronto para empezar a enseñarles los caminos del mundo. Sin embargo, la memoria académica extrema podría no ser su fuerte en los primeros años (aparte de algunos bebés que nacen con un coeficiente intelectual excepcional). Por lo tanto, con el cerebro de un niño en constante cambio, puedes concentrarte más en su creatividad, imaginación y habilidades motoras.
  • La comprensión y el aprendizaje del lenguaje también son más fuertes durante los meses de desarrollo del habla, de 3 meses a 1 año. Por lo tanto, comprender su lengua materna y su lengua extranjera será más fácil más adelante si los expones ahora.

Por qué no debería ignorar el desarrollo temprano del cerebro desde la infancia hasta los 5 años

He aquí por qué no enseñar a sus hijos habilidades importantes desperdicia estos años dorados de desarrollo para un niño.

1. Es más fácil desarrollar habilidades interpersonales

Algunas de las habilidades interpersonales que serán más fáciles de enseñar a un niño en una etapa de desarrollo que más adelante son las siguientes:

  • La creatividad está guiada por la curiosidad.
  • Habilidades de comunicación.
  • Comprensión del lenguaje.
  • Adaptabilidad a diferentes situaciones: Incluso se recomienda a los padres que no mimen demasiado a sus hijos. Ya que esto puede restringir su adaptabilidad en años posteriores.
  • Relaciones interpersonales con otras personas de y fuera de la familia.

Sin embargo, recuerde que es posible que ciertas enseñanzas no muestren el resultado ideal a la primera y tendrá que tener paciencia.

2. Su memoria es clara

Ya hemos hablado de la interferencia retroactiva, donde nuestro aprendizaje previo interfiere con información nueva. Sin embargo, un niño cuya memoria se desarrolla a partir de la tercera semana tiene la mente clara a diario.

Por lo tanto, si tienes habilidades importantes que impartir, no hay mejor momento que este. Estas habilidades no deben pertenecer únicamente al área académica sino también enseñarles a ser independientes. Por ejemplo, mecanismos de afrontamiento en términos de inestabilidad emocional o autodisciplina.

3. Es más fácil desarrollar la respuesta deseada

Hablando de autodisciplina, la conciencia de un niño no ha crecido completamente en esa etapa. Por lo tanto, no pueden juzgar lo que está bien y lo que está mal.

Sin embargo, desde la infancia hasta la primera infancia, es más fácil obtener la respuesta deseada de un niño. Aprenden mucho de su entorno y tienen una idea del bien y del mal.

Por lo tanto, este es el momento adecuado para hacerles comprender la importancia de los buenos modales, el comportamiento social ideal, el respeto y el habla adecuada. Se puede hacerlo reforzando las recompensas del buen comportamiento o el impacto negativo del mal comportamiento.

Dado que los niños tienen una fuerte observación cuando su cerebro está en la etapa de desarrollo, es mejor enseñarles a través de la positividad en lugar del miedo.

4. Buen momento para una introducción académica

La vida académica se pondrá al día una vez que comiencen sus estudios. Ya sea en un preescolar o si educa a su hijo en casa antes de que esté listo para el jardín de infantes. Sin embargo, le recomendamos encarecidamente que inscriba a su hijo de 2 a 3 años en un preescolar antes de que ingrese a la escuela.

Algunas de las razones detrás de esta decisión son las siguientes:

  • La escuela no se trata sólo de aprender lecciones y afrontar los exámenes. Se trata también de abandonar la comodidad del hogar y pasar la mitad del día en un ambiente social.
  • Las habilidades interpersonales como la comunicación, la cooperación social y la amistad son importantes para que un niño tenga una buena experiencia en la escuela.
  • Por lo tanto, este es el momento para que tu hijo comience a aprender, respetar a sus maestros y acostumbrarse al ambiente escolar ya que la vida académica será la mayor parte de sus años de crecimiento.

5. Enseñar comportamiento social

Cuando los bebés nacen en un buen ambiente con padres o tutores cariñosos, les resulta más fácil quedar restringidos en sus propios capullos. Si esto continúa hasta sus años de crecimiento, puede conducir a un mal comportamiento social.

El niño puede llegar a temer cualquier escenario social, dando lugar a ansiedad social desde muy temprana edad. O pueden resultar engreídos y comportarse mal.

Por eso, para impartir un buen comportamiento social entre los niños, tanto la enseñanza como la disciplina deben ir de la mano. Además, se debe empezar desde pequeño para que el buen comportamiento no sea sólo una cuestión de conciencia sino un reflejo y lo habitual.

Garantizar un desarrollo cerebral temprano adecuado en la infancia

Tanto la naturaleza como la crianza son responsables del desarrollo temprano del cerebro de un niño. Sin embargo, no es el niño quien lo determina. Más bien, es trabajo de los padres asegurarse de que todo esté en forma antes de que el niño comience a crecer.

Si es padre primerizo y se siente bastante abrumado con todo lo que se le presenta, recuerde que le gustaría que su hijo se convirtiera en un ser humano responsable. Ya tienes un cerebro desarrollado en un 25%, y cuando tengan 3 años, ya estará muy refinado hasta el 80%.

Entonces, en lugar de concentrarse exclusivamente en su memoria académica y su capacidad de captación, ¿por qué no hacerlos autodisciplinados? Estas son algunas de las formas en que puede lograrlo.

1. Tener un ambiente familiar saludable

No es posible restringir todas las discusiones familiares en una casa. Sin embargo, los psicólogos infantiles sí restringen la idea de hacerlo frente a un niño en crecimiento. Su madurez emocional todavía está a raya y la pelea podría tener un impacto negativo en su crecimiento.

Siempre es mejor dejarlos crecer en un ambiente positivo que no les cause demasiado trauma desde una edad temprana. Sí, comprender los conflictos humanos y abordarlos es una lección importante. Sin embargo, esta es una lección que deberían aprender de su propia experiencia y no de una figura guardiana.

2. No los presiones al extremo

A menudo perseguimos una calificación académica desde una edad tan temprana que olvidamos cómo puede afectar el cerebro en crecimiento de nuestro hijo. El concepto de quitarle la infancia a uno es demasiado real cuando se trata de la cultura educativa india.

No hay nada de malo en familiarizarlos con el concepto de educación a través de tutorías diarias en el hogar y escuelas de juego. Esto les acostumbrará a estudiar, pero también debes recordar que los niños aprenden más del entorno en su etapa de crecimiento que de los libros.

Por lo tanto, presionarlos puede obstaculizar su crecimiento en lugar de ayudarlo.

3. No restrinjas su crecimiento colocándolos en una caja

Continuando con nuestro punto anterior, restringir el crecimiento puede tener un efecto negativo en un cerebro joven en desarrollo. Cuando colocas al niño en una caja de aprendizaje y decides todo por él, esencialmente le impides desarrollar habilidades sociales.

Habilidades como tomar decisiones por uno mismo, ser consciente de uno mismo y sentir curiosidad por saber las respuestas a cosas nuevas. Tenga unas pautas para enseñarle a su hijo, pero no las siga al pie de la letra. A veces, si a su niño le gusta aprender con legos, déjelo escribir en lugar de obligarlo.

4. No les impidas hacer preguntas

Los niños tienen muchas preguntas y, a veces, pueden resultar frustrantes. Sin embargo, si no desea que su hijo se desanime a la hora de hacer preguntas, es mejor responderlas de forma eficaz.

Debido a la menor densidad sináptica, les resulta más fácil retener información diversa, especialmente si esa información viene en forma de símbolos y colores, ya que su memoria visual es más fuerte.

Para evitar que haga preguntas en todo momento, puedes pasar una o dos horas con tu hijo al día. Esta es una oportunidad especial de aprendizaje y cuidado parental que todo niño debería tener, incluso si asiste a guardería. A través de conversaciones se pueden extraer preguntas curiosas del niño. De esta manera, podrá responder atentamente a la curiosidad de su hijo en lugar de apresurarse.

Este también es un buen espacio para que su hijo aprenda la forma correcta de comunicarse y hacer preguntas.

5. Fomente su creatividad

"La creatividad es la madre de la invención".

Esta cita también es cierta en términos del cerebro de un niño en desarrollo. Cuando dejas solos a tus hijos, en lugar de controlar cada momento, te sorprenderá ver lo que se les ocurre a sus diminutos cerebros.

No restrinjas su tiempo de juego porque este es su espacio para ser más creativos. Para reforzar eficazmente la expresión creativa de los niños, los educadores de la primera infancia suelen incorporar herramientas de aprendizaje interactivas y atractivas como el ABCratón Programa de lectura para niños. Inscríbalos en centros preescolares que se centren menos en el conocimiento de los libros y más en las habilidades cognitivas a través del aprendizaje creativo.

6. Hazles creer en sí mismos

Ciertamente necesitan saber la forma correcta de hacer algo, pero no siempre se puede esperar que un cerebro en desarrollo lo sepa todo. Entonces, en lugar de crear un ambiente negativo al señalar constantemente sus errores, permítales la oportunidad de corregirse.

Este es el momento perfecto para que su hijo aprenda a resolver problemas y sea autosuficiente con lo que quiere cuando finalmente realice estudios superiores más allá de una escuela de juego.

La confianza llega con el tiempo, pero es una cualidad que comienza en casa y bajo la supervisión de los padres. Entonces, la próxima vez que rectifique el error de su hijo, ¿por qué no alertarlo y esperar a que se dé cuenta? Esto les ayudará a creer en sí mismos.

7. ¿Tienes un límite con los elogios?

Sin embargo, no debe hacerles sentir orgullosos de sus esfuerzos por darles confianza. Siempre se requiere un poco de reconocimiento y elogio para motivar su mente en crecimiento. Sin embargo, exagerar puede tener el efecto contrario.

Especialmente cuando van a la escuela y se enfrentan a una competencia, y tienen que socializar cordialmente. No podrán afrontar la vida escolar porque la única atención no está en elevarlos a ellos sino a todos en el aula.

El cerebro en crecimiento de un niño se está familiarizando con el concepto de emociones y pedirá la validación de un maestro. Sin embargo, es deber de los padres y profesores tener una comunicación sólida. Sólo así el niño se acercará a ellos cuando algo no esté bien en su escuela. Esta será una buena ventana para que los padres comprendan si el niño se siente con derechos o simplemente abandonado.