11 pasos del habla

11 pasos del habla

Pronunciar un discurso impactante requiere un enfoque sistemático que garantice claridad, compromiso e influencia. Comience seleccionando un tema que resuene con sus conocimientos, las expectativas de la audiencia y la ocasión.

A continuación, define el propósito de tu discurso, ya sea informar, persuadir o entretener a tus oyentes.

Priorice la comprensión de la demografía, los antecedentes y las expectativas de su audiencia para adaptar su contenido y entrega a sus preferencias. Identifique las ideas centrales que impulsarán su mensaje e investigue su tema a fondo para obtener precisión y profundidad.

Organice sus datos de una manera convincente que capte la atención de su audiencia y prepare ayudas visuales relevantes para mejorar el impacto de su presentación. Ensaye su discurso varias veces para garantizar una presentación fluida que conecte emocionalmente con su audiencia.

Finalmente, durante su discurso, deje que su estilo personal y su calidad vocal brillen para transmitir su mensaje con confianza y convicción. Siga estos pasos para transformar su discurso en una poderosa herramienta que inspire y motive a su audiencia.

El discurso eficaz necesita seguir una serie de pasos que lo harán "atractivo y exitoso". Los pasos importantes son los siguientes:

Paso 1: seleccione o elija el tema

Cada presentación se centra en un tema en particular. En los discursos formales, debes elegir el tema de tu presentación.

Es posible que se le asigne un tema, generalmente uno dentro de su área de especialización, o puede que tenga la libertad de elegir su tema.

Si debes seleccionar el tema, considera tres factores como pautas;

  1. su conocimiento,
  2. tu audiencia y
  3. la ocasión del discurso.

Elija un tema que realmente le interese. Esto puede parecer una regla evidente, pero a menudo se ignora. A veces los oradores eligen temas que creen que agradarán a su audiencia, sólo para presentarse a la hora del discurso, sin el entusiasmo necesario para hacerlo.

Por lo tanto, debes seleccionar un tema que te interese genuinamente, que sea apropiado para tu audiencia y sobre el cual tengas autoridad.

Paso 2: determinar el propósito del discurso

Toda comunicación tiene como objetivo producir un resultado. Su discurso debe tener un propósito claro, que puede ser de tres tipos: informar o instruir, persuadir o entretener. Es esencial ser específico sobre el objetivo de tu discurso, ya que esto proporcionará un punto de vista y una dirección para tu discurso. A menudo se dice: "Un tema no es un tema hasta que tiene un punto de vista".

Paso 3: evaluar/analizar la audiencia

El mensaje de cada comunicación debe adaptarse a la audiencia. Por lo tanto, es fundamental recopilar información sobre la audiencia para preparar y presentar su discurso de manera efectiva.

Factores como el tamaño, la formación académica, la homogeneidad ocupacional, la edad, el género, la experiencia, el conocimiento del tema, la situación económica de la audiencia, las instalaciones para pronunciar el discurso, el tiempo asignado para el discurso, la ubicación del discurso y la percepción que tiene la audiencia del discurso. El orador influirá en la planificación y presentación del discurso.

Puede obtener información sobre la audiencia de la persona que le pidió que hablara y de otros miembros del grupo. Si todos los miembros de la audiencia comparten la misma ocupación, puedes utilizar expresiones e ilustraciones más técnicas.

Paso 4: seleccione las ideas principales para el mensaje

Identifique las ideas centrales o el tema principal de su discurso. Su lista inicial de ideas centrales puede estar desorganizada o desordenada.

Evalúe cuidadosamente cada tema y seleccione aquellas ideas que sean prácticas y contribuyan a un tema unificado. Algunos oradores comienzan anotando palabras sueltas u oraciones incompletas en una página, solo para correr al podio e intentar organizarlas en el acto.

Evite este enfoque. No asuma que su estructura inicial será la versión final. En su lugar, esfuércese por refinar sus ideas centrales y seleccione la versión más adecuada para su discurso.

Paso 5: investiga el tema

Es evidente que no poseerás toda la información relacionada con tu tema central. Por lo tanto, necesita recopilar hechos, datos e información que formarán la base de su discurso.

En algunos casos, esto implica extraer sus propias experiencias para respaldar ejemplos o desarrollar ideas. En ocasiones, es posible que deba realizar una investigación primaria en una biblioteca o en los archivos de la empresa.

Para determinados temas, puede ser necesario consultar a colegas o personas de otras organizaciones. En resumen, haga todo lo necesario para recopilar la información que servirá de base para su presentación.

Paso 6: Organice los datos y escriba el borrador

Ahora, organiza tu discurso usando un esquema inicial. Cree un borrador y luego revíselo para producir una versión final para su entrega. Organízalo en la estructura típica de una introducción, un cuerpo y una conclusión o resumen, siguiendo un orden indirecto.

Introducción

La introducción busca atención, incluye un objetivo o propósito y establece la dirección del discurso. Las primeras palabras que se suelen pronunciar son el saludo. Su saludo, por supuesto, debe adaptarse a la audiencia. “Damas y caballeros” es apropiada para una audiencia mixta. “Gentlemen” se adapta a una audiencia exclusivamente masculina. “Mi amigo…” se adapta a una audiencia de miembros institucionales específicos. Algunos oradores eliminan el saludo y comienzan con el discurso, especialmente en presentaciones más informales y técnicas.

Aquí intervienen tres elementos: porche, objetivo y diseño (PAL):

Porche son sus palabras de apertura. Es su declaración para aclararse la garganta, su preámbulo, su prefacio, su saludo. Debe generar interés y preparar a la audiencia para recibir el mensaje. Puede llamar la atención comenzando con:

  • Una historia de interés humano, porque contar historias tiene un gran atractivo. Ejemplo: Hace casi 50 años, un hombre que comenzó su carrera como peón es ahora dueño de un imperio gigante. Esto es posible gracias a su fuerte voluntad y su idea de innovación.
  • El humor, una técnica muy utilizada. Funciona mejor y es más seguro cuando está estrechamente relacionado con el tema de su presentación. Ejemplo: Qué te digo, todas ya me las han contado otros ponentes o Mi cesta está vacía porque ya se han contado todas las ideas que pretendía contar.
  • Una declaración sorprendente: presenta hechos e ideas que despiertan la mente. Ejemplo: ¡El año pasado, aquí mismo en nuestra ciudad, los gánsteres robaron 120 taxis! Y la mayoría de ustedes no hicieron nada al respecto.
  • Citas: citar a alguien que la audiencia conocería y consideraría creíble. Ejemplo: “El crédito es nuestro derecho”, dijo el Dr. Muhammad Yunus.
  • Preguntas: un tipo de pregunta es una pregunta retórica a la que todos responden de la misma manera, como “¿Quién quiere deshacerse de la violencia policial?” Otro tipo de pregunta es la de información general. Le dará una indicación de cuánto puede hablar sobre diferentes aspectos de su tema. Ejemplo: ¿Cuántos de ustedes son rotarios? Casi todos levantan la mano. Entonces se podría dejar de hablar de las actividades del club rotario y hablar de la contribución de los empresarios a la economía nacional como rotarios.

Apuntar

El objetivo es el propósito de su discurso. ¿Por qué estás dando tu charla? Indique el tema de su discurso de forma clara y completa. Después de la interesante apertura, es apropiado exponer el tema de su discurso. También puedes seguir un camino indirecto. Puede desarrollar su caso antes de revelar sus objetivos. Es deseable cuando su objetivo es persuadir a la audiencia para que acepte una nueva visión.

Disposición

El diseño es tu agenda. Cuéntale a la audiencia tus partes principales; Bríndeles una comprensión precisa de los puntos principales que cubrirá. Es la hoja de ruta para lo que sigue.

Cuerpo

El cuerpo es el corazón de tu charla. Aquí explica y respalda el objetivo principal de su presentación. La mayoría de los discursos se organizan por factores, ya que su presentación se basa en temas y preguntas que son subtemas del tema.

Debes enfatizar las transiciones entre las divisiones porque el oyente puede pasarlas por alto si no se enfatizan adecuadamente. Hablar tiene limitaciones de tiempo y, por lo tanto, exige que limite la charla a dos o tres puntos principales.

Resumen o conclusión

Un resumen recuerda a la audiencia las ideas principales de la charla. El final incluye tres elementos;

  1. una reformulación del tema,
  2. un resumen de los puntos clave desarrollados en la presentación,
  3. una declaración de la conclusión. Debería ser un cierre culminante.

Presente el mensaje final en un lenguaje fuerte, con palabras que llamen la atención y sean recordadas. Puede dar una cita adecuada, utilizar el humor y hacer un llamado a la acción.

Paso 7: determinar el método de presentación

Una vez organizado el discurso en un borrador final, deberás decidir su modo de presentación. Puede presentarlo mediante cualquiera de los siguientes cuatro métodos que se ajusten mejor a la situación:

Presentación extemporánea

Es el método de presentación más popular y eficaz. Implica hablar a partir de notas escritas. Con este método, primero prepara minuciosamente su discurso, crea un esquema, prepara notas y presenta el discurso a partir de ellas. No memorices, ensaya para asegurarte de tener todas las partes claramente en mente.

Memorizar

Este es el método más difícil. Todo el discurso se memoriza y se pronuncia minuciosamente. Es mejor memorizar pasajes clave y utilizar notas que le ayuden durante el discurso.

Lectura

Esto implica hablar a partir de un guión palabra por palabra o de hojas de conferencias escritas. La mayoría de nosotros tendemos a leer en voz alta en un tono monótono y aburrido.

También perdemos la puntuación, nos equivocamos con las palabras, perdemos el lugar, etc. Puede superar estos problemas practicando el discurso. Sería prudente no leer discursos hasta que domine este método de presentación.

Discurso improvisado

Un discurso improvisado es un discurso improvisado, pronunciado cuando no sabías que te llamarían a hablar.

Cuando se le pregunta, usted se pone de pie y hace una serie de comentarios inteligentes sobre el tema en cuestión sin el beneficio de las notas. Su capacidad para hacer esto impresiona a todos y muy pronto descubrirá que su reputación y sus responsabilidades laborales van en aumento. Puede prepararse para un discurso improvisado siguiendo los siguientes pasos:

  • Aprenda a anticipar cuándo lo llamarán.
  • Manténgase actualizado sobre los acontecimientos recientes.
  • Tenga en mente un suministro de anécdotas, comentarios ingeniosos y hechos impresionantes.

Paso 8: cree ayudas visuales

Las ayudas visuales pueden ayudar a superar las limitaciones de las palabras habladas. Es posible que un oyente que se pierda el mensaje vocal no tenga la oportunidad de volver a escucharlo. Las ayudas visuales como cuadros, gráficos, imágenes, modelos, diagramas, mapas y similares brindan la oportunidad de transmitir su mensaje.

Los oradores utilizan ayudas visuales para aclarar la información a la audiencia o reforzar el impacto de la información (Well, 1985:557). Las ayudas visuales ayudan a eliminar posibles confusiones en el habla, simplifican la información compleja, mejoran la cohesión y añaden interés.

Debes seleccionar tus imágenes principalmente en función de su capacidad para comunicar contenido.

Your choice may also be influenced by the audience size and formality, the cost of preparing and using the media, and the ease and time of preparation. You should evaluate the comparative strengths and weaknesses of each type of visual aid and know how to use each type effectively.

For instance, most statistical information requires a graph or a table to be fully clear, while spatial information is best conveyed through a diagram or a map.

Guidelines For Effective Visuals

Visuals typically convey key parts of the message. To use them effectively, consider the following guidelines:

  1. Ensure that everyone in the audience can see the visuals clearly.
  2. Explain the visual if there’s any likelihood of misunderstanding.
  3. Integrate the visuals into your presentation plan.
  4. Emphasize the visuals by pointing to them physically and verbally.
  5. Address the audience, not just the visuals. Look at the visuals only when the audience should.
  6. Avoid blocking the audience’s view of the visuals. Ensure that pulpits, pillars, chairs, or other obstructions don’t hinder the audience’s view. Be mindful not to stand in anyone’s line of sight.
  7. Introduce the visuals briefly.
  8. Ensure visuals are large enough to be seen anywhere in the room.
  9. Keep the visuals simple by limiting the number of bars, lines, and curves.
  10. Round off figures for clarity.

Paso 9: Ensayar la charla

Rehearsal will make you more comfortable with the materials, and you can still revise where necessary. Stand and deliver your talk out loud when rehearsing. Three times rehearsal is recommended. Keep the following in mind during rehearsal:

  • Always imagine the audience in front of you.
  • Take each of the main points one at a time and learn to present each with its supporting material as a unit.
  • Include the visual aids you will use and in the margin, not where each aid should be used.
  • Anticipate questions from the audience. Jot them on paper and consider thoughtful answers.
  • Stop at the allotted time. Then, cut and revise the speech accordingly until you can deliver it within the time limit, allowing also for a question and answer period.

Paso 10: considere los aspectos personales

In speech, the speaker is a part of the message. Your audience takes in the words you communicate and what they see in you. What they see in you can significantly affect the meanings that develop in their minds.

Thus, you should carefully evaluate your personal effect on the message you present. Take care of the following aspects of personal demeanor:

A. Personal Characteristics

Four personal characteristics will make you a powerful speaker. So, consider the discussions and suggestions below to overcome potential issues.

Confianza

Your confidence in yourself and your audience’s confidence in you are two vital, complementary factors essential for a good speaker.

Your confidence in yourself tends to project an image that inspires confidence in your audience. Similarly, your audience’s confidence in you can bolster your sense of security, thereby making you more confident in your ability.

How to earn the confidence of your audience:

  • Maintain a long-term connection with the audience.
  • Prepare diligentemente y practique minuciosamente su presentación, lo que aumentará su confianza en sí mismo y conducirá a una comunicación más efectiva. Esto, a su vez, infundirá confianza en sus oyentes.
  • Pay careful attention to your physical appearance. Certain styles of dress and grooming create strong impressions in people’s minds, which can be either favorable or unfavorable. Therefore, analyze your audience and develop a physical appearance that fosters confidence.
  • Speak in strong, clear tones. Such tones contribute significantly to projecting an image of confidence.

Sinceridad

Your listeners can quickly discern insincerity. If they detect it in you, they are likely to give little weight to what you say. Therefore, be sincere because sincerity is invaluable for conviction.

The way to project an image of sincerity is clear and simple: you must genuinely be sincere. Pretending to be sincere rarely succeeds (Lesikar and Flatley, 2005: 438).

Thoroughness

A thorough presentation is better received than a superficial or rushed one. Comprehensive coverage creates the impression that time and care have been invested, making the presentation more believable. However, keep in mind that excessive detail can become noise. Exercise judgment about what listeners need to know and what can be omitted.

Amabilidad

An image of friendliness positively influences a speech. People naturally gravitate toward friendly individuals and are generally receptive to what they say.

Therefore, project a genuinely friendly image. Engage in some self-analysis and observe your speaking practices in front of a mirror to discover the secrets of projecting a friendly image.

Interés

You must have a genuine interest in the topic you’re addressing. The subject of your discussion should resonate with a personal interest and aptitude. If a topic doesn’t interest you, it’s best to avoid it.

Originalidad

Presenting original thoughts can captivate the audience and build their confidence in you. Share insights that haven’t been expressed by others. Offering a fresh perspective on an issue can convince listeners to trust your voice.

Flexibilidad

People appreciate diverse viewpoints and interpretations. Therefore, avoid being rigidly attached to a single perspective. Explore various approaches and present them with varying tones.

Enthusiasm

Your speech should be delivered with enthusiasm. Let your passion shine through. Listeners should be convinced of your deep interest in the topic. Their confidence in you will rest on a lively and heartfelt presentation.

B. Personal Appearance and Physical Actions

The audience not only listens to you but also observes you, which is an integral part of the message and can greatly influence the success of your speech. The following six factors help form listeners’ impressions about you:

Apariencia personal

Your personal appearance is a crucial aspect of the message. Therefore, you should dress appropriately for the audience and the occasion, maintaining cleanliness and good grooming.

Walking

La forma en que caminas ante tu audiencia también deja una impresión. Una caminata segura y decidida hacia la posición del orador transmite confianza, mientras que los pasos vacilantes e incómodos dan la impresión opuesta. Sin embargo, caminar demasiado puede distraer y restar valor al mensaje.

Por lo tanto, camine sólo cuando sea razonablemente necesario para lograr el efecto deseado. Evite alejarse del micrófono.

Expresión facial

Las expresiones faciales son movimientos físicos muy visibles y comunicativos. Una expresión alegre, una sonrisa, una mueca o un ceño fruncido pueden transmitir mensajes claros. Debe utilizar estos dispositivos de comunicación eficaces.

Los ojos, a menudo considerados los espejos del alma, comunican sinceridad, buena voluntad y flexibilidad a la mayoría de los observadores. El contacto visual reflexivo demuestra un interés genuino en su audiencia.

Postura

Tu postura es una de las cosas más obvias que observa tu audiencia. Afecta significativamente la comunicación. Mantenga una postura erguida sin parecer rígido y siéntase cómodo sin parecer letárgico. Mantenga una actitud equilibrada, alerta y comunicativa.

Distribuye tu peso corporal de forma acorde con la impresión que quieres transmitir. Condúzcase de forma natural, ya que una postura artificial puede crear una apariencia de falta de sinceridad (Lesikar y Flatley, 2005: 440).

gestos

Los gestos mejoran la eficacia de la comunicación. Cortar el aire con la mano puede indicar divisiones, mientras que un puño cerrado puede añadir énfasis a un punto fuerte.

La idoneidad de los gestos depende de la personalidad, los atributos físicos y el tamaño y la naturaleza de la audiencia. Es posible que utilices menos gestos en un entorno formal y más en uno informal.

C. Uso de la voz

Una buena voz es un requisito fundamental para hablar eficazmente. Su voz no debe impedir que el oyente se centre en el mensaje. Para lograr esto, considere las siguientes pautas:

Utilice una amplia variedad de tonos

Evite hablar en tono monótono, ya que los oyentes generalmente lo encuentran poco interesante.

Variar la velocidad del habla

Presente partes fáciles de su mensaje a un ritmo relativamente rápido y más lento para puntos complejos o enfatizados. Este enfoque hace que su discurso sea más atractivo. Utilice pausas de manera efectiva, enfatizando el tema próximo.

Las pausas utilizadas correctamente son un medio eficaz para captar la atención. Las pausas pueden volverse irritantes cuando están llenas de palabras que no distraen, como "uh", "ya sabes" y "OK".

Habla de diferentes maneras

Hablar eficazmente implica dar a las palabras el debido énfasis variando el estilo de hablar.

Logre esto mediante;

  1. variando el tono de tu voz,
  2. ajustar el ritmo de su entrega, y
  3. Modulando el volumen de tu voz.

Asegúrese de hablar lo suficientemente alto para que todo el público lo escuche, pero evite el volumen excesivo. La variedad de voces añade interés, énfasis y contraste, lo que la convierte en clave para mejorar la eficacia vocal.

Utilice una voz agradable

Si bien la mayoría de las voces son razonablemente agradables, algunas pueden ser roncas, nasales o desagradables. Si tiene una voz desagradable, considere la posibilidad de realizar terapia de voz para mejorarla.

Alternativamente, puedes hacer que una voz desagradable sea más aceptable variando el tono, la velocidad de entrega y el volumen, ya que estas variaciones pueden compensar los problemas de calidad de la voz.

Paso 11: pronuncia o presenta tu discurso

Wells (2000: 557) presentó las siguientes pautas para hacer efectiva la presentación del discurso. Llega el momento. Su discurso está por comenzar. Está (espera) lo más preparado posible.

Incluso si eres un orador experimentado, al menos estás un poco nervioso. (Cuanto menos experiencia, más nervioso probablemente esté). Una vez que comienza el discurso, hay relativamente pocas cosas en las que pueda concentrarse. Sin embargo, hay muchas cosas que debes hacer para que el discurso sea lo más eficaz posible.

Por lo tanto, conviene considerar detenidamente cada uno de los siguientes puntos antes de cada discurso y luego considerarlos nuevamente al evaluar su discurso después de haberlo pronunciado.

Afronta el momento de tu discurso con confianza y autoridad.

Estás preparado y conoces el tema. ¡Asegúrate de que tu comportamiento lo refleje! Muestre confianza mientras espera su turno para hablar y cuando se acerque a la tribuna cuando llegue el momento.

La gente te estará observando en esos minutos previos a tu discurso (y también durante el mismo). Lo que ven debería impresionarlos.

Prepárate antes de comenzar

Ya sea que hable detrás de una tribuna o de manera más informal frente a su audiencia, asegúrese de estar en una posición cómoda, con sus notas y elementos visuales en su lugar, antes de comenzar a hablar.

Si comienza y luego tiene que enderezar un micrófono, tomar un trago de agua o ordenar sus notas, sus comentarios iniciales se perderán en la distracción que se reanuda.

Comienza sin mirar tus notas

Memoriza tu comentario inicial. La audiencia entenderá por qué debes echar un vistazo a tus notas durante el transcurso del discurso, pero es probable que duden de tu sinceridad o de tu preparación si tienes que consultarlas para comenzar.

Establecer contacto visual y mantenerlo durante todo el discurso.

Ya sea que hable a partir de notas, de memoria o de un guión, dedique la mayor parte posible de su discurso a contacto visual directo con su audiencia. Capte la atención de uno, luego de otro y luego de otro miembro más de su audiencia.

Mueva su atención de lado a lado, de adelante hacia atrás, desde el centro hasta las esquinas extremas de su audiencia, no en un patrón establecido, sino al azar. Haga sus comentarios directamente a la gente, no sólo a una audiencia masiva.

Evite los hábitos lingüísticos descuidados

Si habla extemporáneamente a partir de notas o de memoria, evite esos “y-uhs” y “ya-sabes” que tan a menudo llenan los espacios en las conversaciones que escuchamos.

Escuche grabaciones de usted mismo, observe sus hábitos descuidados (si los tiene) y comprométase a no emitir ningún sonido que no sea parte de su flujo de lenguaje bien considerado.

Evite posturas descuidadas

Puedes apoyar las manos en la tribuna si lo deseas (tienes que ponerlas en algún lugar), pero no le des a tu audiencia la impresión de que estás “aferrándote con todas tus fuerzas”. No se incline, se encorve, cruce las piernas ni permita de ninguna otra manera que su “lenguaje corporal” sugiera un enfoque descuidado hacia el tema o la audiencia.

Utilice gestos y expresiones faciales de forma eficaz.

Usar las manos con libertad y naturalidad ayudará al parto de varias maneras. Te ayudará a relajarte. Su relajación obvia ayudará a relajar a su audiencia.

Y podrá enfatizar más eficazmente sus palabras principales a medida que las pronuncie. La naturalidad es la clave. No agite los brazos violentamente, pero tampoco los bloquee a los costados ni los pegue a la tribuna ni a los bolsillos.

Mientras tus manos gesticulan libremente, deja que tus expresiones faciales reflejen tus sentimientos sobre lo que estás diciendo. Simplemente es más agradable escuchar una personalidad vivaz que una cara rígida de piedra. Y las manos y el rostro son en gran medida los que transmiten vivacidad.

Evite hábitos que distraigan con las manos

Si sus manos están trabajando complementando sus palabras, no tendrán tiempo para esos hábitos de distracción que a menudo vemos en los oradores: quitarse repetidamente el cabello de los ojos, jugar con un lápiz, rascarse los codos, acariciarse la barba, etc. .

Estos gestos, sin relación con el contenido del discurso, inevitablemente distraen a los oyentes de ese contenido.

Vístete con respeto hacia tu audiencia

La necesidad de lucir impresionante es, en todo caso, aún mayor cuando estás frente a una audiencia que espera tus comentarios autorizados sobre tu tema.

Tú también deberías parecer autoritario. Y parezca que respeta al público que, al fin y al cabo, le ha invitado y dedica su tiempo a escucharle.

Hablar alto

Obviamente, su discurso no conmoverá a la audiencia si se lo murmuran. Pero más que esto, debes darte cuenta de que cuanto mayor sea el público y la sala, más energía se necesitará para que tu voz se escuche claramente en la parte trasera.

También debes asegurarte de variar el tono y el volumen de tu voz; no cantes. Incluso cuando tus ojos hacen contacto con las personas que están al frente, tu voz debe llegar a la persona más alejada. Y si está hablando por un micrófono, asegúrese de que su boca esté precisamente a la distancia óptima para que se amplifique con mayor claridad.

Muévete, si es factible.

Si no estás pegado a un micrófono o a tus notas en el atril, y si tu discurso es informal, podrías incluso alejarte de tu punto de partida y ubicarte por varios momentos en varios puntos al frente de la sala. (Algunos oradores incluso trabajan en los pasillos).

Mientras tu movilidad sea relajada, esa libertad de movimiento también ayudará a relajar a tu audiencia.

Transmitir entusiasmo

Incluso si el tema es serio, desea irradiar una sensación de disfrute ante la oportunidad de hablar sobre ello y placer de que esas personas en particular sean las que lo estén escuchando. Haga que su tema le parezca especial; Haz que tu audiencia te parezca especial.

Si cometes un error, mantente tranquilo.

Incluso los oradores más experimentados fallarán en una palabra o frase aquí o allá. Pero cuando se dan cuenta de que están cometiendo un error, lo toman a la ligera y a menudo incluso lo ignoran.

No retroceden y enfatizan el error reenunciandolo (a menos que la claridad lo requiera), y no se perturban ni aceleran el discurso como si escaparan de la escena del error. Se mantienen tranquilos, sabiendo que la frialdad no sólo es lo más impresionante sino también la mejor manera de evitar otros errores.

No empiece a “empacar” hasta que haya terminado.

Aunque sepas que te estás acercando al final, no empieces a reunir tus notas hasta que hayas terminado y el público sepa que has terminado. Si lo hace, su audiencia también, psicológicamente, comenzará a buscar las salidas, y su conclusión bien desarrollada se desvanecerá.

Cuando hayas terminado, muévete con confianza.

Incluso si siente que el discurso no fue bien (¿y a veces no siente que las cosas podrían haber ido mejor?), abandone la tribuna con confianza, tal como lo hizo, enorgulleciéndose de lo que ha ofrecido a su audiencia.

Si su partida refleja decepción o frustración, prácticamente está seguro de que su audiencia también quedará decepcionada. Ellos seguirán tu ejemplo. Su confianza, hasta cierto punto, aumentará su confianza en que han escuchado un discurso que vale la pena escuchar.

Conclusión

En pocas palabras, el proceso de elaboración de un discurso eficaz consta de tres fases. Hay preliminares que deben ser atendidos cuidadosamente. Debes determinar (a menos que la situación lo determine por ti) un tema y un propósito apropiados y luego evaluar la audiencia a la que te dirigirás.

Después de los preliminares, queda la preparación necesaria, mucha. Tienes que decidir qué forma de discurso quieres dar (ya sea improvisado, a partir de notas, de memoria o de un guión completo) y “escribir” el discurso en consecuencia. También debe preparar la apertura y el cierre de su discurso para lograr el máximo efecto y también preparar sus ayudas visuales.

Finalmente, después de los preliminares y la preparación, está la presentación en sí y la cantidad de cosas que debe asegurarse de hacer (y evitar) al pronunciar su discurso ante la audiencia.