Educación en valores: significado, importancia, beneficios

Educación en valores: significado, importancia, beneficios

La educación académica y la educación en valores están prácticamente entrelazadas; por lo tanto, son igualmente importantes. Sin lo primero, nadie podrá aprender habilidades como la lectura, la escritura y la aritmética. Uno no puede conseguir un buen trabajo ni gestionar ni siquiera las necesidades diarias más simples si no sabe cómo comportarse adecuadamente con los demás.

Significado de la educación en valores

Considerando la Educación en Valores como una palabra compuesta, se presentan las definiciones separadas de los términos “valor” y “educación”. Esto lleva a definir la Educación en Valores como el proceso de transmisión de valores a los alumnos.

Según KH Imam Zarkasy, la educación en valores es una acción educativa o la transmisión de conocimientos sobre la medición de la moralidad y que muestra la diferencia entre lo que es bueno y malo para vivir en sociedad.

Los diversos aspectos de la educación en valores incluyen educación moral, educación cívica, educación para la ciudadanía, educación ambiental, educación religiosa y educación espiritual.

Los educadores de todo el mundo han iniciado varios pasos, paquetes, proyectos y debates en sus respectivos niveles para promover valores.

Algunos nombres que podrían mencionarse aquí incluyen:

  • Enfoque holístico de la educación
  • Educación global
  • Educación basada en valores (EBV)
  • Educación democrática
  • Educación del carácter
  • Sistema de escuela en casa
  • Educación alternativa
  • Filosofía para niños (P4C)
  • Islamización del conocimiento (IOK)
  • Educación moral
  • Aprendizaje basado en proyectos/problemas (P2BL)
  • TLC (Centro de Enseñanza y Aprendizaje)
  • ما هي اللامركزية
  • المركزية الكاملة لإكمال اللامركزية
  • Mentes inquisitivas
  • Programa de Educación en Valores de Vida (LVEP)

Importancia de la educación en valores

La importancia de equilibrar los valores materiales y morales

Todo lo que hace una persona tiene poco significado y no le servirá de nada. Por tanto, para nuestro bienestar, así como el de los demás, hay que combinar tanto la excelencia académica como la educación en valores.

Incluso en los buenos tiempos, las cosas buenas de la vida, como una gran reputación, fama y dinero, pueden hacer que una persona sea arrogante a menos que sepa cómo usar el dinero y el poder correctamente. La ausencia de estos mismos atributos puede destruir su gloria y honor.

Si poseemos muchos talentos, riqueza, poder o fama en la vida, debemos aprender a usarlos sabiamente para que tanto nosotros como los demás podamos encontrar la felicidad al llevar una vida guiada tanto por los valores morales como por las riquezas materiales.

Abordar los desafíos globales a través de la educación en valores

Los ciudadanos del mundo se enfrentan a numerosos problemas, entre ellos el terrorismo, la drogadicción, la pobreza y la superpoblación.

Por eso es necesario inculcar moral valores en el currículo porque la educación es un arma muy eficaz para combatir estos males y encontrar soluciones. “La educación es un arma, cuyo efecto depende de quién la tiene en la mano y a quién apunta” (Joseph Stalin).

Dar forma al futuro a través de la educación

Sabemos que los niños de hoy son los ciudadanos del mañana. Si brindamos una buena educación a los niños de hoy, el futuro de la próxima generación estará bien informado. La educación es la clave para solucionar todo tipo de estos problemas.

Abrazar la modernidad con valores morales

Vivimos en un siglo moderno y, por tanto, debemos utilizar la ciencia y la tecnología de la manera adecuada. No nos resulta difícil abordar todas las cuestiones relacionadas con asuntos no morales o sin valor. El objetivo principal de este estudio es inculcar valores morales en las escuelas y colegios.

El poder transformador de la educación

La educación posee el poder genuino de ayudar a los alumnos a moldear sus mentes y modales en consecuencia, permitiendo así alcanzar la excelencia académica de una manera fructífera y perfecta.

Manifestación de Valores

Vemos que la educación en valores tiene dos aspectos que deben ser juzgados y apreciados, y vale la pena hacer que la vida y el vivir sean (1) útiles y (2) satisfactorios.

Es altamente abstracto y cualitativo y, al mismo tiempo, relativo en el contexto de la cultura, el credo, las creencias adquiridas, las convicciones, las actitudes, etc., del individuo. “Muchos hombres, muchas mentes”, por lo que existen variedades y tipos astronómicos de conceptos de valor de la educación entre los pueblos del mundo.

Ilustraciones literarias de diferencias de valores

Citemos ahora algunos ejemplos de algunas obras célebres.

Por ejemplo, los dos personajes del dramaturgo clásico Shakespeare en su famoso drama “El mercader de Venecia“Muestran dos tipos de valores de una sola cosa: el dinero.

Para un protagonista, Antonio, el valor del dinero, por así decirlo, reside en el sacrificio para aliviar los sufrimientos de los pobres y los afligidos, mientras que su homólogo, Shylock, trata lo mismo al multiplicarlo mediante prácticas de usura si es necesario, sin corazón.

Aunque estos dos personajes son creaciones literarias, en realidad representan los dos personajes de la sociedad que han existido desde la creación del hombre, por así decirlo.

Diversas perspectivas culturales sobre los valores

Una vez más, la historia de Hatemtaye es un ejemplo único que muestra cómo un alma buena estaba dispuesta a que le cortaran la cabeza para su asesino pobre que vino a matarlo (Hatemtaye) para reclamar el dinero del premio. Según la sangre, la cultura, la educación, las creencias o la religión, los pueblos del mundo son contradictoriamente e incluso contrariamente diferentes y variados.

Por ejemplo, un judío, un cristiano, un hindú, un budista, un musulmán e incluso un ateo expresan actitudes, modales y comportamientos distintos que no son necesariamente similares con respecto a, digamos, los saludos, los hábitos alimenticios, la bebida y la vestimenta. y observar ceremonias.

Sistemas económicos y políticos contrastantes

Para un comunista, el Estado es el amo del pueblo, y cada ciudadano del país comunista tiene que trabajar por el bienestar del Estado según su capacidad y, a cambio, el Estado les proporcionará provisiones según sus necesidades.

Como resultado, el valor de una persona está determinado por su fuerza física y su alimento, menos su alma, que sobrevive de alimento espiritual. En un país capitalista, los ingresos y el gasto no tienen restricciones morales o humanitarias.

Enfoques filosóficos de los valores

Los pensamientos pragmáticos y la filosofía hedonista ahora influyen en la política mundial. Según los naturalistas, un individuo puede obtener el mayor valor de la vida armonizando su vida lo más estrechamente posible con la naturaleza.

Los pragmáticos niegan la existencia de valores eternos últimos y creen que todos los valores son subjetivos y relativos a los humanos.

Piensan que los valores se desarrollan constantemente a través de la interacción entre nuevas experiencias personales e influencias culturales. Valores como la verdad están arraigados y derivados de su fuente; ésta es la creencia de los esencialistas.

Perspectivas espirituales sobre el valor

Según los perennialistas, no sólo el conocimiento sino los valores se basan en una realidad teleológica y sobrenatural. Para ellos, la belleza es el valor más elevado de la estética, y la razón especulativa es el valor más elevado de la estética.

Se centran en enseñar ideas que son eternas, buscando verdades duraderas que sean constantes, ya que los mundos natural y humano en su nivel más esencial no cambian. Los sufíes buscan obtener iluminación espiritual a través de la meditación profunda y lograr una visión interior de la verdad.

La necesidad global de una educación en valores

Así, vemos que con respecto a la política, las formas de dictadura, realeza, nacionalismo patriotero, nacionalismo basado en la sangre, el territorio y el color han sido tratadas como útiles y beneficiosas por los líderes de estas categorías.

Así, los pueblos del mundo actual están divididos en varios grupos en guerra que ahora miden su poder, prestigio y superioridad en función de su carrera armamentista y energía atómica. Esto significa que la paz que observan estos pueblos en guerra se basa en el equilibrio del terror, no en el equilibrio de la buena voluntad.

Esta crucial situación global requiere urgentemente una Educación en Valores. Cambiar mentalidades y comportamientos tan conflictivos, especialmente entre las grandes potencias, depende fundamentalmente de infundir a la educación moral, ética, humanidady otros elementos de la Educación en Valores.

Una mirada crítica a la educación en valores

La educación en valores es una materia muy reciente, considerada para su inclusión en los cursos de educación general, que alguna vez estuvieron profundamente arraigados en la educación inicial. La persona promedio sueña y cree que el objetivo principal de la educación es satisfacer las necesidades de los padres que enfrentan presiones socioreligiosas, económicas y morales.

Aspiraciones de los padres en la educación

Así, vemos que un agricultor quiere que su hijo se convierta en un experto en llevar una vida agrícola, un hombre de negocios espera que su hijo se convierta en un hombre de negocios exitoso capaz de enfrentar la competencia en este campo, y de manera similar, un profesor universitario desea que su hijo se convierta en un distinguido figura intelectual, etc.

Todas estas nociones de diversos padres o tutores expresan el deseo de brindar a sus hijos mejores oportunidades en la vida a través de la educación que las que ellos mismos han tenido.

Fundamentos religiosos de la educación temprana

Sin embargo, la historia de la educación en el pasado muestra que en la antigua India, Europa y especialmente Inglaterra, los lugares de culto inicialmente establecieron escuelas comunes que aceptaban las Sagradas Escrituras de personas de diferentes religiones, haciendo de la religión el núcleo de la formación moral.

Cambio hacia el secularismo: el impacto del renacimiento

Esta práctica continuó hasta el advenimiento del Renacimiento entre los siglos XIV y XV, marcado por la explotación de la ciencia, la tecnología, el descubrimiento de tierras, los recursos económicos y otros factores que influyeron significativamente en el pensamiento humano, enfatizando el pragmatismo en la vida y la sociedad.

Disminuyó la importancia de la creencia en Dios, la religión y la divinidad, volviéndolas casi insignificantes y sin valor.

Voces destacadas contra las instituciones religiosas

Por ejemplo, un erudito estadounidense llamado Thomas Pine expresó su punto de vista personal en su artículo "Profesión de fe" de una manera que sofisticadamente ignoraba la religión.

Declaró: "Creo en un Dios, y no más, y espero felicidad más allá de esta vida", afirmando su creencia como "Mi mente es mi propia iglesia".

Además, opinó que "todas las instituciones nacionales de las iglesias, ya sean judías, cristianas o turcas (es decir, musulmanas), no me parecen más que invenciones humanas creadas para aterrorizar y esclavizar a la humanidad y monopolizar el poder y las ganancias (FBG & APH, 1974).'

Una actitud tan desdeñosa hacia Dios y la religión también son evidentes en las opiniones de personas como Karl Marx., Darwin y Einstein.

El ascenso de la sociedad secular

Como resultado, esta perspectiva impía ha transformado el sistema educativo actual en uno secular tanto en contenido como en espíritu. Ha hecho de la creencia en Dios y la religión una cuestión personal de creencia y ritual opcionales en la sociedad, incluso en la vida y el gobierno del Estado.

Existe la creencia de que las personas no religiosas obtienen puntuaciones más altas en actos de generosidad y bondad, como prestar sus pertenencias u ofrecer un asiento en un autobús lleno de gente, en comparación con las personas religiosas.

Todos estos ejemplos defienden que una sociedad sin Dios y con creencias no religiosas tiende a realizar mejores actos de servicio y buena voluntad para la comunidad en su conjunto.

Consecuencias de una sociedad sin Dios

Por lo tanto, una sociedad secular establecida mediante una educación impía ha ganado más terreno que una influenciada por la religión. En una sociedad así, se considera que la vida de una persona alcanza su fin último y absoluto en la muerte, y que todas sus acciones, tanto buenas como malas, no tienen consecuencias en su vida futura o en el próximo mundo.

Una mirada más cercana a esta terrible situación de la vida humana, desprovista de religión, de Dios y de la divinidad, revela que se ha producido rápidamente debido principalmente a la ausencia de una educación en valores en su sentido verdadero y real.

El valor como base de la educación

Los autores, pensadores, pedagogos y filósofos de renombre mundial han estado luchando profundamente con el fuerte impulso de establecer la moralidad como fundamento de todas las ramas de la educación, lo que esencialmente constituye la educación en valores.

Perspectivas históricas sobre la moralidad en la educación

Aristóteles y más tarde otras figuras renombradas como Locke, Hume y Bertrand Russell sostuvieron la opinión de que los objetivos morales deberían incorporarse a la educación para frenar la incesante búsqueda de dinero, riqueza y poder por parte de la humanidad.

Creían que sin adquirir estos elementos, la vida en esta tierra mortal conduciría a un final doloroso y sin sentido.

El propósito de la vida más allá del materialismo

Este tipo de individuos, que carecen de fe en Dios o de cualquier forma de religión, creen que el crecimiento de la vida ocurre aquí, tanto en poder como en riqueza, con el objetivo final de encontrar satisfacción en este mundo material.

La necesidad de objetivos morales en la educación

Por lo tanto, examinemos críticamente la pregunta: ¿por qué la educación debería tener objetivos morales y cómo se pueden implementar esos objetivos?

6 beneficios de los objetivos morales en la educación

Es un hecho reconocido que los objetivos morales de la educación tienen la capacidad efectiva de controlar la inclinación de la humanidad hacia una racionalidad egoísta en la búsqueda del disfrute personal.

Los estudios sobre tales tendencias o impulsos demuestran que:

Alcanzar la excelencia a través de la virtud

El cultivo de la virtud, el establecimiento de hábitos o valores morales, permite a los individuos alcanzar la más alta calidad y excelencia en su carácter.

El filósofo Kant se refirió a ella como "buena voluntad", un concepto reconocido en todos los aspectos físicos, intelectuales y estéticos de la cultura que ayuda a los individuos a alcanzar la excelencia moral.

El papel de la socialización en la educación

Cada niño debe recibir una formación adecuada para la interacción social y la amistad. "La sociedad es una creación humana" que necesita la socialización y la subordinación del yo para defender la regla de oro "Vive y deja vivir", que se nutre del amor, la cortesía, la simpatía, el sacrificio, la empatía, etc.

Promoviendo la paz y la prosperidad a través de la educación

Para lograr y mantener la paz y la prosperidad sociorreligiosa, cultural, económica y política, cada niño debe ser educado, tanto en la teoría como en la práctica, para cumplir con estos requisitos sociales esenciales.

El crecimiento y desarrollo de la educación en valores

La educación en valores es una materia plenamente desarrollada con las leyes de crecimiento y desarrollo, al igual que otras materias del plan de estudios. Se desarrolla a través de juicios morales, experiencias emocionales y actividades culturales que motivan a los alumnos a adquirir fuerza moral y claridad en sus pensamientos y acciones.

Los alumnos aprenden y enriquecen este tema a través de cuidadosos cuidados y orientación brindados por maestros y padres sabios que incorporan principios morales en sus acciones.

Integración de valores morales en todo el plan de estudios

El contenido básico de todos los cursos escolares, ya sea en Artes, Ciencias, Comercio, etc., debe basarse en valores y juicios morales. Los alumnos deben participar en un cultivo reflexivo de hechos y cifras clave en cada materia para promover la cultura moral y el desarrollo del carácter.

Enfoques prácticos para impartir valores morales

Las escuelas deberían Incorporar enfoques tanto teóricos como prácticos para impartir valores morales.. Estos valores se pueden presentar a los alumnos a través de historias, dramatización de lecciones, bocetos, dibujos, adornos y otros métodos creativos.

En esencia, la escuela misma debería encarnar los valores vivos de la vida social y de la sociedad en su conjunto.

Específicamente, se deben enseñar a los niños los valores de cooperación, simpatía, dedicación y tolerancia en el aula y dentro de la sociedad para que puedan darse cuenta de que la verdadera y genuina felicidad y beneficio en la vida se pueden lograr mediante la práctica de estas cualidades en la vida en grupo. .

El papel de los docentes en la educación moral

Las aplicaciones pedagógicas relacionadas con componentes de valores como la moral y la ética deberían tener un profundo impacto psicológico en los docentes.

Deben recibir una formación moral adecuada porque son los maestros quienes deben cultivar de manera constante y racional pensamientos y acciones morales. En consecuencia, los niños serán capaces de adquirir conocimientos y sentimientos morales con gran entusiasmo, inspirados por el carácter y la capacidad de sus maestros.

Conclusión: Integración de la Excelencia Académica y la Educación en Valores

Imitando a Spenser Herbert, podemos decir con seguridad que la educación en valores resume todo el propósito de la educación, incluida la calidad interna, la percepción y la voluntad de los niños que, mediante la aplicación de virtudes morales en el carácter y el comportamiento, se convierten en ciudadanos de buen carácter dentro de una nación. .

El mero conocimiento académico sin una base profunda en valores morales y espirituales sólo moldeará personalidades unilaterales. Estos individuos pueden acumular riquezas y posesiones materiales, pero seguirán empobrecidos en cuanto a autocomprensión, promoción de la paz y contribuciones al bienestar social.

Para enfatizar este hecho, Swami Vivekananda dijo: "El exceso de conocimiento y poder, sin santidad, convierte a los seres humanos en demonios".

La educación en valores requiere excelencia académica, especialmente para equipar a los alumnos a fondo con sus elementos para que se sientan seguros de implementar estos valores en sus vidas individuales y sociales. Esto se debe a que la enseñanza académica es sistemática y el impacto de la educación seguramente será fructíferamente realista y beneficioso.