Cultura: Definición, Características, Funciones, Aspectos

Cultura: Definición, Características, Funciones, Aspectos

¿De dónde viene la palabra cultura?

La cultura consiste en todos los patrones de comportamiento normativos aprendidos, es decir, todas las formas o patrones compartidos de pensar y sentir, así como de actuar.

La cultura es como el aire que respiramos. Es tan obvio que no podemos escapar de ello. Impregna nuestras vidas hasta tal punto que no podemos sentir activamente su impacto. Afecta a todas las esferas de nuestras vidas de manera muy secreta pero fuerte, con tanta frecuencia que ni siquiera tenemos la oportunidad de pensar en su impacto (cultural).

Su impacto es como el químico secreto que convierte una oruga en una mariposa con toda la belleza que era el potencial de la oruga.

La palabra cultura proviene del vocablo latino cultura, relacionado con culto o adoración. En su sentido más amplio, el término se refiere al resultado de la interacción humana.

La cultura de la sociedad comprende los valores, entendimientos, suposiciones y objetivos compartidos aprendidos de generaciones anteriores, impuestos por los miembros actuales de la sociedad y transmitidos a las generaciones siguientes.

A veces se describe a un individuo como muy culto, lo que significa que la persona en cuestión tiene ciertas características, como su forma de hablar, sus modales y su gusto por la literatura, la música o la pintura, que lo distinguen de los demás.

La cultura, en este sentido, se refiere a ciertos características personales de un individuo.

Sin embargo, este no es el sentido en el que se usa y entiende la palabra cultura en las ciencias sociales.

A veces se utiliza cultura en el discurso popular para referirse a una celebración o una velada de entretenimiento, como cuando se habla de un "espectáculo cultural". La cultura se identifica con la estética o las bellas artes, como la danza, la música o el teatro.

Esto también difiere del significado técnico de la palabra cultura.

La cultura se utiliza en un sentido especial en antropología y sociología. Se refiere a la suma de las formas de vida, comportamiento, creencias, sentimientos y pensamientos de los seres humanos; connota todo lo que adquieren como seres sociales. La cultura se ha definido de varias maneras.

No existe consenso entre sociólogos y antropólogos sobre la definición de cultura.

Algunos escritores añaden a estas definiciones algunas de las “otras capacidades y hábitos” importantes, como el lenguaje y las técnicas para fabricar y utilizar herramientas.

Significado de la cultura

Cultura es un término amplio y abarcador que incluye lo que hemos aprendido sobre nuestra historia, valores, moral, costumbres, arte y hábitos.

La cultura es el complejo de valores, ideas, actitudes y otros símbolos significativos creados por las personas para moldear el comportamiento humano y los artefactos de ese comportamiento a medida que se transmiten de una generación a la siguiente.

La definición anterior destaca tres atributos importantes de la cultura de un individuo.

En primer lugar, es "creado por personas", evoluciona debido a las actividades humanas y se transmite a las generaciones siguientes.

En segundo lugar, el impacto de la influencia cultural es tanto intangible como tangible. Las actitudes y valores básicos de las personas resultan directamente de su entorno cultural. Las creencias en la libertad de expresión y elección, la heterosexualidad y Dios son productos de la acción humana.

Fonctionnement des bourses : un bref historique et un aperçu

En tercer lugar, el entorno cultural evoluciona y, en la mayoría de los casos, evoluciona durante largos períodos. Los cambios en el papel de la mujer en el hogar y en los negocios y el deseo exterior de tiempo libre se han producido con bastante lentitud. Otros cambios, sin embargo, ocurren más rápidamente. Los estilos de ropa, por ejemplo, van y vienen bastante apresuradamente.

Es la parte del medio ambiente creada por el hombre, la forma total de vida de un pueblo y el legado social que el individuo adquiere de su grupo. La cultura en la que nacemos proporciona muchas soluciones ya preparadas a los problemas que surgen del entorno geográfico, biológico y social en el que vivimos.

Definición de cultura

Las creencias en la libertad de expresión y elección y en Dios son productos de la acción humana. Además, las personas dejan evidencia física de su cultura a través del arte y la artesanía, los edificios, los muebles, las leyes y la comida.

La cultura también puede definirse de otras maneras.

La cultura se ha definido de alguna manera, pero de manera más simple, como el comportamiento aprendido y compartido de una comunidad de seres humanos que interactúan.

El antropólogo británico Edward Taylor afirma: “La cultura es ese todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualesquiera otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre. un miembro de la sociedad”.

Según Phatak, Bhagat y Kashlak, “la cultura es un concepto que se ha utilizado en varias disciplinas de las ciencias sociales para explicar las variaciones en los procesos de pensamiento humano en diferentes partes del mundo”. '

Según JP Lederach, “la cultura es el conocimiento y los esquemas compartidos creados por un conjunto de personas para percibir, interpretar, expresar y responder a las realidades sociales que los rodean”.

Según R. Linton, “una cultura es una configuración de comportamientos aprendidos y resultados de comportamientos cuyos elementos componentes son compartidos y transmitidos por los miembros de una sociedad particular”.

Según G. Hofstede, “la cultura es la programación colectiva de la mente que distingue a los miembros de una categoría de personas de otra”.

Según HT Mazumdar, “La cultura es el conjunto de logros humanos, materiales y no materiales, susceptibles de transmisión, sociológicamente, es decir, por tradición y comunicación, tanto vertical como horizontalmente”.

Según Philip Kotler, “la cultura es el conjunto de valores básicos, percepciones, deseos y comportamientos aprendidos por un miembro de la sociedad a partir de la familia y otras instituciones importantes”.

Según Warren J. Keegan, “La cultura incluye valores, ideas, actitudes y símbolos tanto conscientes como inconscientes que moldean el comportamiento humano y que se transmiten de una generación a la siguiente”.

La cultura se define como los patrones compartidos de comportamientos e interacciones, construcciones cognitivas y comprensión afectiva aprendidas a través de la socialización. Estos patrones compartidos identifican a los miembros de un grupo cultural y al mismo tiempo distinguen a los de otro grupo.

Según Kroeber, “la masa de reacciones motoras, hábitos, técnicas, ideas y valores aprendidos y transmitidos –y el comportamiento que incluyen– es lo que constituye la cultura. Son todas esas cosas de los hombres que son más que simplemente biológicas u orgánicas, y que también son más que meramente psicológicas”.

Estas soluciones ya preparadas se proporcionan en forma de patrones culturales relacionados con la ideología, las definiciones de roles y los procedimientos de socialización de la sociedad en la que vivimos.

Estos patrones culturales se transmiten a los individuos a través de instituciones sociales como la familia, las instituciones educativas, las instituciones religiosas y las clases sociales, utilizando los idiomas, las actitudes y el comportamiento de los padres y la lectura.

Como resultado, los patrones culturales que los consumidores aprenden influyen en sus ideas y valores, los roles que desempeñan, cómo desempeñan esos roles y cómo se manejan sus necesidades y deseos.

EB Taylor definió la cultura como ese todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, el derecho, la moral, las costumbres y cualesquiera otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad.

Por lo tanto, la cultura se compone de hábitos y patrones de vida comunes de las personas en las actividades diarias y de intereses comunes en entretenimiento, deportes, noticias e incluso publicidad.

La cultura es un concepto integral que incluye casi todo lo que influye en los procesos de pensamiento y comportamiento de un individuo. La cultura no incluye respuestas y predisposiciones heredadas. Más bien se adquiere. También hay que tener en cuenta una cosa más sobre la cultura.

En las complejas sociedades modernas, la cultura rara vez proporciona prescripciones detalladas para un comportamiento apropiado.

Más bien, proporciona límites dentro de los cuales la mayoría de los individuos piensan y actúan. También debes recordar que la naturaleza de las influencias culturales es tal que rara vez somos conscientes de ellas. Un individuo se comporta, piensa y siente como otros miembros de la misma cultura porque le parece natural.

Guide ultime du trading sur indices

Según Singer, las definiciones recientes de cultura se han vuelto cada vez más formales y abstractas. La cultura a menudo se ha definido vagamente como el comportamiento observado a través de relaciones sociales y artefactos materiales.

Aunque estos pueden proporcionar algunos datos brutos para una construcción de cultura, no son los constituyentes de la cultura. En un sentido antropológico más profundo, la cultura incluye patrones, normas, reglas y estándares que encuentran expresión en el comportamiento, las relaciones sociales y los artefactos.

Estos son los constituyentes de la cultura. La definición de Singer reveló este desarrollo: “La cultura consiste en patrones, explícitos e implícitos, de y para la conducta, adquiridos y transmitidos por símbolos, que constituyen el logro distintivo de los grupos humanos, incluidas sus encarnaciones en artefactos.

El núcleo esencial de la cultura consiste en ideas tradicionales (es decir, históricamente derivadas y seleccionadas), especialmente los valores que se les atribuyen. Así, según la definición anterior, la cultura son los elementos condicionantes del comportamiento y sus productos.

Refiriéndose a Ralph Linton, Berkman y Gilson, en su libro 'Consumer Behavior - Concepts and Strategies', definieron la cultura como 'patrones de comportamiento aprendido, mantenidos en común y transmitidos por los miembros de una sociedad determinada'.

Así, la cultura consiste en aquellos comportamientos de una sociedad que están bien establecidos y aceptados por los miembros de esa sociedad. Estos patrones son seguidos por la mayoría.

Por ejemplo, la mayoría de las mujeres bengalíes usan 'sharee', un patrón de comportamiento establecido en esta cultura. También hay excepciones a este patrón.

Por ejemplo, algunas mujeres pueden usar camisetas y pantalones, pero esto no es un patrón ya que no se encuentra en el comportamiento de la mayoría. Expliquemos ahora esta definición con cierta extensión.

Características de la cultura

Todas las organizaciones tienen una cultura porque están arraigadas en culturas sociales específicas y son parte de ellas. Algunos valores crean una cultura dominante en las organizaciones que ayuda a guiar el comportamiento diario de los empleados.

También hay evidencia de que estas culturas dominantes pueden impactar positivamente resultados deseables, como llevar a cabo exitosamente fusiones y adquisiciones, apoyar procesos de innovación de productos y ayudar a las empresas a enfrentar los rápidos cambios económicos y tecnológicos.

Para tener éxito en una cultura particular, un especialista en marketing debe comprender las características de esa cultura. Algunas de las características se discutieron anteriormente al explicar diferentes definiciones de cultura. Aquí destacaremos aquellos y otros no mencionados anteriormente. Las características pueden denominarse:

La cultura es un comportamiento aprendido

No todo el comportamiento se aprende, pero sí la mayor parte; peinarse, hacer cola, contar chistes, criticar al presidente e ir al cine son comportamientos que hay que aprender.

A veces se utilizan los términos aprendizaje consciente y aprendizaje inconsciente para distinguir el aprendizaje.

Algunos comportamientos son obvios. Se puede ver a personas yendo a partidos de fútbol, ​​comiendo con tenedores o conduciendo automóviles. Este comportamiento se llama comportamiento "expreso". Otros comportamientos son menos visibles.

Una cultura que se aprende en lugar de programarse genéticamente.

A medida que un individuo crece en un entorno particular, aprende sobre diferentes aspectos de la cultura interactuando con otros miembros de la sociedad.

Uno aprende valores, normas, creencias, etc. culturales, de manera formal, informal o técnica.

El aprendizaje formal ocurre cuando los miembros mayores enseñan diferentes aspectos culturales a los jóvenes; el aprendizaje informal se produce como resultado de la imitación que hace el niño de las conductas de otros, como hermanos y hermanas mayores, padres o héroes y heroínas, así como de celebridades; El aprendizaje técnico ocurre como resultado de la educación formal recibida de diferentes instituciones.

Estos tres tipos de aprendizaje afectan nuestros comportamientos de consumo, que los especialistas en marketing deberían tener en cuenta activamente en su planificación y deberían intentar reforzarlos.

La cultura es abstracta

La cultura existe en la mente o los hábitos de los miembros de la sociedad. La cultura son las formas compartidas de hacer y pensar. Hay grados de visibilidad del comportamiento cultural, que van desde las actividades regularizadas de las personas hasta sus razones internas para hacerlo.

En otras palabras, no podemos ver la cultura como tal; sólo podemos ver el comportamiento humano. Este comportamiento ocurre de manera regular y pautada y se llama cultura.

La cultura incluye actitudes, valores y conocimientos.

Existe un error generalizado en el pensamiento de muchas personas que tienden a considerar las ideas, actitudes y nociones que tienen como “propias”.

Es fácil sobreestimar la singularidad de las propias actitudes e ideas. Cuando hay un acuerdo con otras personas, pasa desapercibido en gran medida, pero cuando hay un desacuerdo o una diferencia, normalmente uno es consciente de ello.

Sin embargo, sus diferencias también pueden ser culturales. Por ejemplo, supongamos que usted es musulmán y la otra persona es cristiana.

La cultura también incluye objetos materiales.

El comportamiento del hombre resulta en la creación de objetos.

Los hombres se comportaban bien cuando hacían estas cosas. La fabricación de estos objetos requirió numerosas y variadas habilidades, que el ser humano fue desarrollando gradualmente a lo largo de los siglos. El hombre ha inventado algo más, y así sucesivamente.

De vez en cuando, uno ve que el hombre en realidad no “fabrica” acero o un acorazado.

Todas estas cosas existieron primero en un "estado de naturaleza".

El hombre simplemente modificó su forma y los cambió del estado en que estaban al estado en que ahora los usa. La silla fue al principio un árbol que seguramente el hombre no hizo. Pero la silla es más que árboles, y el avión a reacción es más que mineral de hierro y demás.

Los miembros de la sociedad comparten una cultura.

Los patrones de comportamiento aprendido y los resultados del comportamiento no los poseen una o unas pocas personas, sino normalmente una gran proporción.

Así, muchos millones comparten patrones de comportamiento como los automóviles o el idioma inglés. Las personas pueden compartir alguna parte de una cultura de manera desigual.

A veces las personas comparten diferentes aspectos de la cultura.

La cultura es súper orgánica

A la cultura a veces se la llama súper orgánica. Implica que la “cultura” es de alguna manera superior a la “naturaleza”. La palabra superorgánico es útil cuando implica lo que puede ser un fenómeno bastante diferente desde un punto de vista cultural.

Por ejemplo, un árbol significa cosas diferentes para el botánico que lo estudia, la mujer mayor que lo usa como sombra en las tardes de finales de verano, el granjero que recoge su fruto, el automovilista que choca con él y los jóvenes amantes que tallan su iniciales en su baúl.

En otras palabras, los mismos objetos físicos y características físicas pueden constituir una variedad de objetos culturales y características culturales bastante diferentes.

La cultura es omnipresente

La cultura es omnipresente; toca todos los aspectos de la vida. La omnipresencia de la cultura se manifiesta de dos maneras.

En primer lugar, la cultura proporciona un contexto incuestionable para las acciones y respuestas individuales. Las normas culturales gobiernan no sólo las acciones emocionales sino también las acciones relacionales.

En segundo lugar, la cultura impregna las actividades e instituciones sociales.

La cultura es una forma de vida

Cultura simplemente significa la “forma de vida” de un pueblo o su “diseño de vida”. Kluckhohn y Kelly lo definen en su sentido: "Una cultura es un sistema históricamente derivado de diseños de vida explícitos e implícitos, que tiende a ser compartido por todos o por miembros especialmente diseñados de un grupo".

La cultura explícita se refiere a similitudes en palabras y acciones que pueden observarse directamente.

Por ejemplo, el comportamiento cultural de los adolescentes puede generalizarse a partir de regularidades en la vestimenta, los gestos y la conversación. La cultura implícita existe en formas abstractas, que no son del todo obvias.

La cultura es idealista

La cultura encarna los ideales y normas de un grupo. Es la suma total de los patrones y normas de comportamiento ideales de un grupo. La cultura consiste en los ideales e instituciones intelectuales, artísticos y sociales que los miembros de la sociedad profesan y se esfuerzan por confirmar.

La cultura se transmite entre los miembros de la sociedad.

Las personas aprenden formas culturales de las personas.

Muchos de ellos son “transmitidos” por sus mayores, padres, maestros y otras personas. Otros comportamientos culturales se “entregan” a los mayores. Parte de la transmisión de la cultura se da entre los contemporáneos.

Por ejemplo, los estilos de vestimenta, las opiniones políticas y el uso de dispositivos recientes para ahorrar mano de obra. Uno no adquiere un patrón de conducta de forma espontánea.

Él lo aprende. Eso significa que alguien le enseña y él aprende. Mucho de proceso de aprendizaje para el maestro y el alumno es inconsciente, no intencional o accidental.

La cultura cambia continuamente

Un atributo fundamental e ineludible (una cualidad especial) de la cultura es el hecho del cambio interminable.

Algunas sociedades a veces cambian lentamente y, por lo tanto, en comparación con otras sociedades, parecen no estar cambiando. Pero están cambiando, aunque no de manera evidente.

El lenguaje es el vehículo principal de la cultura.

El hombre vive no sólo en el presente sino también en el pasado y el futuro.

Puede hacerlo porque posee un lenguaje que transmite lo aprendido en el pasado y le permite transmitir la sabiduría acumulada a la próxima generación.

Un patrón lingüístico especializado sirve como vínculo común para los miembros de un grupo o subcultura particular.

Aunque la cultura se transmite de diversas maneras, el idioma es uno de los vehículos más importantes para perpetuar los patrones culturales.

La cultura está integrada

Esto se conoce como holismo o las partes interconectadas de una cultura.

Todos los aspectos de una cultura están relacionados entre sí, y para comprender verdaderamente una cultura, uno debe aprender sobre todas sus partes, no sólo unas pocas.

La cultura es compartida

Los valores, creencias, normas, etc. culturales son compartidos por la mayoría de los miembros de una cultura determinada porque satisfacen nuestras necesidades. A medida que los miembros de una sociedad los transmiten a la siguiente generación, son practicados por la mayoría.

También nos los enseñan nuestras instituciones educativas y religiosas.

Es posible que algunas excepciones no compartan las creencias, valores y actitudes fundamentales de su cultura, pero es muy probable que la mayoría los mantenga. Por ejemplo, la mayoría de los varones musulmanes van a las mezquitas los viernes para decir la oración 'Jumma', y se considera una actividad social.

La cultura satisface las necesidades

Los individuos tienen diferentes tipos de necesidades. Necesitan comida, ropa, refugio, medicinas, amor y pertenencia, estima y estatus, logros y varias necesidades físicas, sociales y psicológicas. La cultura determina cómo se satisfarán estas necesidades.

Por ejemplo, la necesidad de hambre se satisface con diferentes alimentos por parte de personas de diferentes culturas. En Bali, Indonesia, es probable que un hombre satisfaga esta necesidad comiendo mango, mientras que un bangladesí consumirá arroz para satisfacerla.

Al proporcionar estándares, la cultura dicta a las personas qué comprar, cuándo comprar, cómo comprar, cómo usar y consumir diferentes productos y, sobre todo, qué estilo de vida uno debe asumir para satisfacer sus necesidades.

La cultura es dinámica

Esto simplemente significa que las culturas interactúan y cambian.

Como la mayoría de las culturas están en contacto con otras culturas, intercambian ideas y símbolos. Todas las culturas cambian. De lo contrario, tendrían problemas para adaptarse a entornos cambiantes.

Y debido a que las culturas están integradas, es probable que todo el sistema deba adaptarse si cambia un componente del sistema.

Ninguna cultura es estática. Se producen cambios culturales. A medida que el medio ambiente cambia, es necesario cambiar la cultura para sobrevivir.

Por tanto, la cultura es un concepto dinámico más que estático. A medida que cambian las normas culturales, traen consigo cambios en nuestro consumo y estilos de vida. Para tener éxito en la cultura dinámica, los especialistas en marketing deben monitorear cuidadosa y continuamente los cambios y modificar sus productos en consecuencia para que sean aceptados por los consumidores.

La cultura es transmisiva

La cultura es transmisiva ya que se transmite de una generación a otra.

El idioma es el principal vehículo de la cultura. El lenguaje en diferentes formas hace posible que la generación actual comprenda los logros de las generaciones anteriores.

La transmisión de la cultura puede tener lugar tanto por imitación como por instrucción.

La cultura varía de una sociedad a otra

Cada sociedad tiene una cultura propia. Difiere de una sociedad a otra. La cultura de cada sociedad es única en sí misma. Las culturas no son uniformes.

Los elementos culturales como costumbres, tradiciones, moral, valores y creencias no son uniformes en todas partes. La cultura también varía de vez en cuando.

La cultura es gratificante

La cultura proporciona oportunidades adecuadas para la satisfacción de nuestras necesidades y deseos.

Nuestras necesidades, tanto biológicas como sociales, se satisfacen de manera cultural. La cultura determina y orienta las diversas actividades del hombre. Así, la cultura se define como el proceso mediante el cual los seres humanos satisfacen sus necesidades.

Entonces podemos decir fácilmente que la cultura tiene varias características que la encarnan en una posición importante en las organizaciones y otros aspectos.

Funciones de la cultura

Revisaremos las funciones que desempeña la cultura y evaluaremos si la cultura puede ser un pasivo para una organización. La cultura desempeña algunas funciones dentro de una organización.

  • En primer lugar, tiene una función de definición de límites; crea distinciones entre una organización y otra.
  • En segundo lugar, transmite un sentido de identidad a los miembros de la organización.
  • En tercer lugar, la cultura facilita la generación de compromiso con algo más grande que el propio interés individual.
  • Cuarto, mejora la estabilidad del sistema social. La cultura es el pegamento social que ayuda a mantener unida a la organización al proporcionar estándares apropiados sobre lo que los empleados deben decir y hacer.
  • Finalmente, la cultura sirve como un mecanismo de control y de creación de sentido que guía y

moldea las actitudes y el comportamiento de los empleados. Es esta última función la que nos interesa especialmente.

El papel de la cultura a la hora de influir en el comportamiento de los empleados parece ser cada vez más importante en el lugar de trabajo actual.

A medida que las organizaciones ampliaron sus ámbitos de control, se introdujeron estructuras aplanadas y los equipos redujeron la formalización y empoderaron a los empleados. El significado compartido que proporciona una cultura fuerte garantiza que todos apunten en la misma dirección.

Importancia del estudio cultural

La influencia del sistema religioso, familiar, educativo y social de la sociedad en el comportamiento de los consumidores y sus impactos en el marketing constituyen el entorno cultural de una empresa. Sería difícil pasar por alto la importancia de la cultura como motivador del comportamiento del consumidor.

Si bien es fácil establecer el significado general de cultura, es más difícil definir el término para que reciba aceptación general.

En consecuencia, es difícil ser preciso acerca de los impactos de la cultura en el comportamiento del consumidor. Las dimensiones culturales entre países varían incluso más que las económicas, por lo que, en el mejor de los casos, resulta difícil encontrar patrones generales.

Por ejemplo, aunque las características económicas de los países de Europa occidental son similares, sus dimensiones culturales determinan hábitos alimentarios muy diferentes.

Ciertamente, la cultura es la fuerza externa más penetrante en el comportamiento de consumo de un individuo. Se ven afectados cómo trabajan y juegan las personas, qué comen, cómo comen, cómo y qué compran, y las tradiciones culturales y los modos de comportamiento socialmente desarrollados.

Incluso un ligero cambio en ellos puede alterar significativamente cómo y qué compra la gente.

Por ejemplo, en Estados Unidos, a principios de la década de 1980, algunos grupos religiosos iniciaron un movimiento para boicotear productos promocionados en ciertos programas de televisión sobre comportamiento del consumidor muy populares pero “inmorales” (orientados al sexo).

Más de 6.000 iglesias se unieron al movimiento y algunas empresas acordaron dejar de hacer publicidad en esos programas.

Los ejecutivos de marketing deben considerar la importancia del entorno cultural en el que se produce el comportamiento del consumidor. Las actitudes que posee la gente, los valores que aprecia, los estilos de vida que disfruta y los patrones de comportamiento interpersonal que adopta son resultados del entorno cultural.

استثمر في مستقبلك مع خطط إعادة استثمار الأرباح (DRIPs). قم بتحويل أرباح الأسهم إلى أسهم قيمة، وعزز الولاء، وقم بتنمية أصول الأسهم الخاصة بك. Influir en otras fuerzas externas.. Indudablemente influyen en las normas gubernamentales, el estado de la economía y la intensidad de la competencia y el desarrollo tecnológico.

Debes recordar que las culturas varían de un país a otro, por lo que los patrones de consumo entre las personas varían.

No considerar cuidadosamente las diferencias culturales es a menudo responsable de fracasos monumentales de marketing. De hecho, se ha argumentado convincentemente que la causa fundamental de la mayoría de los problemas comerciales internacionales es el criterio de autorreferencia, es decir, la referencia inconsciente a los propios valores culturales.

El marketing a través de fronteras culturales es una tarea desafiante y difícil. Usted sabe que el comportamiento del consumidor siempre ocurre dentro de un entorno específico, y la cultura de un individuo proporciona el entorno más general en el que ocurre su comportamiento de consumo.

Las influencias culturales afectan ampliamente el comportamiento de compra porque impregnan nuestra vida diaria. Nuestra cultura determina lo que vestimos y comemos y dónde residimos y viajamos. Afecta en gran medida la forma en que compramos y utilizamos los productos e influye en nuestra satisfacción con ellos.

Por ejemplo, en nuestra cultura urbana, la escasez de tiempo aumenta debido al número de mujeres que trabajan. Debido al énfasis actual que ponemos en el autodesarrollo físico y mental. Muchas personas compran y compran productos que les permiten ahorrar tiempo, como fideos instantáneos, para hacer frente a la escasez de tiempo.

La cultura, hasta cierto punto, determina cómo se compran y utilizan los productos, lo que afecta el desarrollo, la promoción, la distribución y el precio de los productos.

A partir de la premisa dada anteriormente, ahora es bastante evidente que estudiar la cultura del mercado en el que opera o planea operar es vital para su éxito e incluso su existencia.

Comprender la cultura es importante para usted como gerente de marketing porque siempre proporciona objetivos específicos aprobados para cualquier deseo humano generalizado.

3 componentes de la cultura

Si estudias una cultura moderna o atrasada, identificarás tres componentes importantes de ella. 3 componentes de la cultura son;

  1. componente cognitivo,
  2. componente material, y
  3. componente normativo.

En otras palabras, la cultura de una sociedad particular se compone de tres elementos o componentes distintos. Tengamos ahora una breve discusión sobre ellos:

Componente cognitivo

El componente básico de cualquier cultura está relacionado con el conocimiento de las personas sobre la creación y existencia del universo. Este aspecto se basa en las observaciones de las personas o en cierta evidencia objetiva que tienen.

Un individuo de una cultura atrasada cree en dioses, supersticiones y otros objetos como parte de su aspecto cognitivo. Pero, en una sociedad tecnológicamente avanzada, el aspecto cognitivo se basa en los experimentos científicos y sus aplicaciones.

El componente cognitivo de la cultura de una sociedad avanzada es bastante distinto del de una primitiva debido al refinamiento del conocimiento a través de pruebas y observaciones sistemáticas.

Componente material

Otro componente importante de cualquier cultura es la característica material de la sociedad. Consiste en todas las cosas tangibles que los seres humanos fabrican, usan y valoran. El componente material varía de una cultura a otra al igual que el componente cognitivo.

Se basa en el estado tecnológico que la sociedad ha alcanzado y comprendido, observando los artefactos de la sociedad. Los artefactos incluyen el tipo de vivienda donde vive la gente, los muebles que utilizan y otros bienes materiales que poseen.

Dado que está ligado al nivel de avance tecnológico de la sociedad, las características materiales de las culturas son muy diversas a medida que varían los logros tecnológicos.

Componente cognitivo

El otro componente importante de una cultura es el componente cognitivo. El componente cognitivo está compuesto por los valores y normas de la sociedad, que guían y regulan el comportamiento.

En otras palabras, consta de los valores, creencias y reglas mediante los cuales la sociedad dirige las interacciones de las personas. Comprender la cultura significa comprender sus valores.

Los valores son estándares compartidos de aceptable e inaceptable, bueno y malo, deseable e indeseable. Los valores son conceptos abstractos y muy generales que se expresan mediante normas.

Las normas son reglas y pautas que establecen actitudes y comportamientos adecuados para situaciones específicas.

Por ejemplo, en los países del sur de Asia, la cultura otorga un gran valor a la formación religiosa; por lo tanto, nuestras normas especifican la educación religiosa formal para cada niño hasta cierta edad. Las normas de educación religiosa masiva crean la necesidad de maestros, libros y otros materiales relacionados con la religión.

Entre los valores que sostiene la cultura, algunos son valores centrales o centrales, mientras que otros son valores periféricos. Los valores fundamentales son creencias duraderas profundamente arraigadas que guían nuestras acciones, juicios y comportamientos específicos, apoyando nuestros esfuerzos por alcanzar objetivos importantes.

Aunque no están tan profundamente arraigados ni son tan fundamentales como los valores centrales, nuestros valores periféricos reflejan los nuestros centrales. Es posible que valore el ejercicio regular y una dieta baja en sal y colesterol si valora su salud. También puede abstenerse de fumar cigarrillos y beber bebidas alcohólicas.

Los especialistas en marketing deben analizar en profundidad cada uno de los tres componentes de la cultura discutidos anteriormente, ya que determinan en gran medida el consumo de bienes y servicios por parte de personas de una cultura particular. No comprenderlos puede convertirse en una grave preocupación para los especialistas en marketing.

3 aspectos de la cultura

Si explicamos la definición anterior, podemos identificar tres aspectos de una cultura determinada;

  1. La cultura es un patrón de comportamiento.
  2. La cultura se aprende y
  3. La cultura se transmite de una generación a otra.

La cultura es un patrón de comportamiento

La cultura se refiere básicamente al estilo de comportamiento. Este estilo está presente en los comportamientos de la mayoría de las personas que viven en una cultura particular.

Este patrón varía de una cultura a otra y, como resultado, los consumos varían entre países. El patrón de comportamiento que verá en la cultura del sur de Asia definitivamente no se verá en otras culturas. El comportamiento establecido por la cultura resulta ser practicado por la mayoría porque satisface sus necesidades.

Alguien que no sigue el patrón de comportamiento establecido probablemente será condenado por otros en la sociedad. Dado que la mayoría sigue el mismo estilo de comportamiento en una cultura particular, éste se convierte en un patrón.

Para tener éxito, los especialistas en marketing deben descubrir los patrones de comportamiento y diseñar sus estrategias de marketing en consecuencia para tener éxito en una cultura.

La cultura se aprende

El segundo aspecto importante relacionado con la cultura es que la aprendemos a través de experiencias e interacciones.

Los aspectos de la cultura no se encuentran en un individuo desde su nacimiento. Más bien los aprende de otros en la sociedad mientras los sigue, observa e interactúa con ellos. Dado que las experiencias varían entre personas de diferentes sociedades, aprenden cosas diferentes, lo que resulta en diferencias entre culturas.

Por ejemplo, un niño del sur de Asia crece en un país europeo entre europeos y definitivamente no aprenderá los aspectos culturales del sur de Asia sino los aspectos culturales europeos, lo que influirá en su comportamiento.

Indica claramente que la cultura se aprende, no está presente desde el nacimiento, razón por la cual personas de diferentes culturas ven el mismo objeto o situación de manera diferente.

La razón es que su aprendizaje es diferente. Por ejemplo, el uso de minifaldas por parte de las mujeres se considera negativo en el sur de Asia, mientras que en los países occidentales se considera positivo. Dado que las personas de dos culturas diferentes aprenden de manera diferente, es probable que vean el mismo objeto de manera diferente.

Las personas aprenden sobre sus culturas de sus padres y de diferentes organizaciones y grupos sociales. Esto se discutirá más adelante.

La cultura se transmite de una generación a la siguiente.

Tenemos en nuestra cultura valores, ideas, actitudes, símbolos, artefactos u otros, y es probable que nos conformemos con ellos.

Seguimos los patrones de nuestras culturas y se los enseñamos a la próxima generación para guiarlos. Este proceso de transmisión de elementos culturales de una generación a otra se conoce como 'Enculturación'.

Por tanto, los elementos culturales no persisten en una generación, sino que se transmiten a la siguiente y sobreviven durante toda la vida de un individuo. Es por eso que se encuentran muchas similitudes en el comportamiento entre personas de dos generaciones diferentes.

Simbolismo cultural

Un símbolo puede definirse como el signo o representación de algo moral o intelectual mediante las imágenes o propiedades de las cosas naturales, como por ejemplo “el león es el símbolo del coraje”. También puede definirse como una figura o carácter que representa una letra o palabra. Los símbolos diferencian a las personas de otros animales porque las personas crean y usan símbolos, a diferencia de otros animales.

Obviamente, los especialistas en marketing deben ser conscientes de la naturaleza simbólica de sus productos y envases. Aunque uno naturalmente quiere evitar mensajes simbólicos no deseados, el simbolismo puede mejorar el atractivo del producto si se usa correctamente.

Por ejemplo, varias marcas de cosméticos para mujeres jóvenes se envasan en envases cilíndricos, que evidentemente son símbolos fálicos.

Pero surge la pregunta: "¿Cómo se sabe el significado de los símbolos utilizados por la gente?" Para encontrar la respuesta, primero se deben conocer los tipos de símbolos utilizados por las personas y, segundo, descubrir sus significados inherentes a medida que se utilizan.

Diferentes estudios sobre culturas han identificado dos tipos de símbolos utilizados por las personas para comunicarse entre sí. Ellos son:

  1. Símbolos referenciales.
  2. Símbolos expresivos.

Los símbolos referenciales son aquellos que significan o indican objetos específicos. Por ejemplo, la palabra "bolígrafo" significa un artículo utilizado para escribir. Es fácil para los especialistas en marketing comprender el significado de los símbolos referenciales y, como resultado, no enfrentan muchos problemas con respecto a los símbolos referenciales.

Los símbolos expresivos son aquellos que pueden tener diferentes significados para personas de diferentes culturas.

Deben interpretarse dentro del contexto cultural particular, ya que conllevan significados connotativos o implícitos. Personas de diferentes culturas pueden interpretar de manera diferente el significado de un mismo símbolo expresivo.

Por tanto, sus significados no están limitados.

Por ejemplo, un símbolo expresivo, como un gesto con el pulgar hacia arriba, puede significar aprecio para un estadounidense, mientras que el mismo símbolo puede tener una connotación negativa para un bangladesí. Por lo tanto, los especialistas en marketing se enfrentan a muchos problemas con respecto a los símbolos expresivos.

La mala interpretación de un símbolo expresivo puede causar una pérdida monumental a un especialista en marketing. Por ejemplo, si un ciudadano estadounidense encuentra un bebé vestido con un traje azul, lo más probable es que suponga que el niño es varón. Es posible que la misma suposición no sea cierta en otras partes del mundo. En Holanda, por ejemplo, el azul connota feminidad.

Podría haber muchos otros ejemplos de diferentes interpretaciones del mismo símbolo por parte de personas de diferentes culturas.

El rojo se considera un signo de mala suerte en Chad, Nigeria y Alemania. El mismo color se considera positivo en Dinamarca, Rumania y Argentina. Las flores amarillas son signos de muerte en México y de infidelidad en Francia. El número siete se considera de mala suerte en Singapur, Kenia y Ghana.

Por otro lado, se considera un número de la suerte en India, Marruecos, Nicaragua y aquí en Bangladesh. Un triángulo es un signo negativo en Hong Kong, Corea y Taiwán, pero positivo en Colombia.

No reconocer el significado asignado a un símbolo puede causar serios problemas.

Por ejemplo, un importante fabricante estadounidense de pelotas de golf quedó inicialmente decepcionado con sus intentos de penetrar en el mercado japonés. Su error fue empaquetar sus pelotas de golf en juegos de cuatro, lo que es un símbolo de muerte en Japón.

Otro fabricante de productos de recreación acuática sufrió grandes pérdidas en Malasia porque el color predominante de la empresa, el verde, estaba asociado con la jungla y las enfermedades en Malasia.

Dado que el significado de los símbolos varía de una cultura a otra, los especialistas en marketing deben tenerlos en cuenta activamente cuando hacen negocios en otras culturas.

Conceptos útiles de análisis cultural

Las dimensiones culturales entre países varían incluso más que las dimensiones económicas, por lo que resulta, en el mejor de los casos, difícil encontrar patrones generales.

Analizar el sistema cultural unificado en su totalidad significa identificar sus valores y normas, observar cómo estos aspectos normativos se traducen en el comportamiento grupal e individual y examinar los aspectos materiales de la cultura.

Los símbolos que las personas usan para comunicarse, cómo ven otras culturas y los cambios que ocurren varían mucho entre culturas. Los especialistas en marketing deben tener una idea sólida de estos tres aspectos (simbolismo cultural, relativismo cultural y cambio cultural) para tomar las medidas de marketing adecuadas.

No considerar cuidadosamente los aspectos anteriores puede causar pérdidas irrecuperables e incluso la desaparición de la empresa. Las connotaciones asociadas con los movimientos corporales, los saludos, los colores, los números, las formas, los tamaños y, sobre todo, los símbolos, varían considerablemente entre culturas.

En la tabla de la página siguiente se muestran algunos ejemplos. Los especialistas en marketing pueden identificar estas variables mediante varias técnicas, una de las cuales es la técnica del "observador participante" desarrollada por Malinowski.

Aquí, el observador ingresa a una cultura, observa a las personas, hace preguntas e identifica diferentes aspectos de ella (cultura).

La antropología, como usted sabe, contribuye a la comprensión del entorno cultural en el que tienen lugar las conductas de compra. Se llevaron a cabo varios estudios antropológicos para identificar diferentes aspectos de las culturas que tienen que ver con el comportamiento del consumidor.

A partir de estos estudios se identificaron bastantes conceptos, de los cuales tres influyen notablemente en el comportamiento del consumidor.

Son: "simbolismo cultural", "relativismo cultural" y "cambio cultural". Ahora los discutiremos uno por uno en las siguientes secciones:

Influencias culturales en el consumo

La cultura en la que nacen los consumidores ofrece muchas soluciones preparadas a los problemas que surgen del entorno geográfico, biológico y social en el que viven.

Estas soluciones ya preparadas se proporcionan en patrones culturales relacionados con la ideología, las definiciones de roles y los procedimientos de socialización de la sociedad en la que viven.

Estos patrones culturales se transmiten a los individuos a través de instituciones sociales como la educación, las instituciones educativas, las instituciones religiosas, las actitudes sociales y lingüísticas, el comportamiento y las instrucciones de las escuelas públicas.

Como resultado, los patrones culturales que los consumidores aprenden influyen en sus ideas y valores, sus roles, cómo desempeñan esos roles y cómo se manejan sus necesidades y deseos.

La cultura proporciona patrones que guían a los individuos en la satisfacción de sus necesidades biológicas.

De esta manera, el niño aprende el patrón dietético de su cultura, la modestia, la higiene de las evacuaciones, la conducción adecuada de las relaciones sexuales y los patrones de decoro en la vestimenta. La necesidad de alimentación, por ejemplo, se cumple en todas las sociedades.

Sin embargo, los alimentos específicos que su cultura determina que un individuo considera aceptables. Por ejemplo, a los chinos no les gusta la leche ni los productos lácteos, mientras que los productos lácteos son una parte importante de la dieta inglesa.

Los patrones culturales son la forma en que las personas satisfacen sus necesidades y crean deseos que influyen en su comportamiento de compra.

Por ejemplo, los deseos aprendidos de ciertos consumidores de cigarrillos pueden ser tan apremiantes como sus necesidades alimentarias.

De la misma manera, el deseo de un televisor de último modelo, que puede aprenderse de la cultura, puede ocupar una posición alta en la lista de productos que desea una pareja de recién casados.

Relativismo cultural

Otro concepto importante revelado por los estudios antropológicos sobre la cultura es el "etnocentrismo", que dio origen al concepto de relativismo cultural. Una de las tendencias humanas básicas es considerar sus culturas como superiores a las demás.

Esta tendencia está presente tanto en los países avanzados como en los tecnológicamente atrasados. En un país del este, la gente es amigable, cálida y hospitalaria.

Según nosotros, los occidentales son desalmados. Una vez más, los occidentales nos consideran sucios y atrasados.

Concluimos de esta manera porque medimos otras culturas por nuestro propio contexto cultural. Esta tendencia a ver y juzgar otras culturas según los estándares y el contexto de la propia cultura se conoce como "etnocentrismo".

Si un individuo ve otras culturas basándose en este concepto, siempre pensará que la forma en que hace las cosas es correcta y estándar, mientras que la forma en que las personas de otras culturas hacen las cosas y se comportan es deficiente o incorrecta.

Si un especialista en marketing adopta sus estrategias de marketing para otras culturas guiado por el concepto de etnocentrismo, sus posibilidades de tener éxito allí son escasas.

La razón es que la forma en que desarrollará, fijará precios, distribuirá y promocionará el producto no coincidirá con los estándares de esas otras culturas.

A partir de esta experiencia, los investigadores han desarrollado el concepto de relativismo cultural. Según el concepto de relativismo cultural, los especialistas en marketing ven y juzgan otras culturas según los estándares de esas culturas, no según sus propios estándares culturales (los de los especialistas en marketing).

Así, el relativismo cultural es la proposición elemental de juzgar una cultura particular y el comportamiento de las personas de esa cultura en el contexto social y cultural de la cultura en cuestión.

Los especialistas en marketing, si quieren tener éxito en otras culturas, deberían estudiar el comportamiento del consumidor siguiendo el concepto de relativismo cultural.

Diferencias subculturales que afectan las decisiones de marketing

Debido a las importantes diferencias dentro de cualquier cultura, los especialistas en marketing deben ser conscientes de las diversas subculturas, examinándolas individualmente y en sus propios términos. Sabemos que quienes se identifican con una subcultura tienden a pensar y actuar de manera similar en ciertos aspectos, lo que tiene importantes implicaciones para su estilo de vida.

El reconocimiento de esto ha llevado a experimentar con la segmentación del mercado para desarrollar una estrategia de marketing eficaz adaptada a los objetivos del mercado que se cree que tienen una promesa especial.

Los especialistas en marketing deben reconocer que, aunque sus operaciones se limiten a un país, una división o distrito en particular, o incluso a una ciudad, las diferencias subculturales pueden dictar variaciones considerables en qué, cómo y cuándo compra la gente.

Para abordar estas diferencias de manera efectiva, los especialistas en marketing pueden tener que alterar su producto, sus sistemas de distribución, su precio o su promoción para satisfacer a los miembros de subculturas particulares.

Una subcultura particular adquiere importancia en el marketing si constituye una parte significativa de la población y se pueden identificar patrones de compra específicos.

Los especialistas en marketing también deben tener en cuenta que, en realidad, la subcultura no es una base suficiente para la segmentación del mercado. Deben ser conscientes de cómo las características subculturales influyen en el comportamiento de compra.

Además, también deben tener en cuenta que un entorno subcultural puede interactuar con otros aspectos, como la clase social, la personalidad, el estilo de vida, etc., durante el proceso de decisión de compra.

Los especialistas en marketing deberían estar interesados ​​en las subculturas en la medida en que puedan satisfacer sus necesidades únicas. Los especialistas en marketing deben comprender que si los miembros de la subcultura, sin importar cuán distintos sean de la cultura dominante, no difieren en sus necesidades y comportamientos asociados con un área de producto particular, la subcultura no requiere reconocimiento como un grupo separado.

Comprender las subculturas ayuda a los especialistas en marketing a centrarse en segmentos de mercado naturales y de gran tamaño. Los especialistas en marketing también deben tener en cuenta que, al igual que la cultura, las subculturas también cambian.

Por lo tanto, el monitoreo continuo de las características subculturales puede ayudar a los especialistas en marketing a generar estrategias de marketing apropiadas y oportunas para orientarse más hacia el mercado.

Diferencias subculturales que afectan las decisiones de marketing

Debido a las importantes diferencias dentro de cualquier cultura, los especialistas en marketing deben ser conscientes de las diversas subculturas, examinándolas individualmente y en sus propios términos. Sabemos que quienes se identifican con una subcultura tienden a pensar y actuar de manera similar en ciertos aspectos, lo que tiene importantes implicaciones para su estilo de vida.

El reconocimiento de esto ha llevado a experimentar con la segmentación del mercado para desarrollar una estrategia de marketing eficaz adaptada a los objetivos del mercado que se cree que tienen una promesa especial.

Los especialistas en marketing deben reconocer que, aunque sus operaciones se limiten a un país, una división o distrito en particular, o incluso a una ciudad, las diferencias subculturales pueden dictar variaciones considerables en qué, cómo y cuándo compra la gente.

Para abordar estas diferencias de manera efectiva, los especialistas en marketing pueden tener que alterar su producto, sus sistemas de distribución, su precio o su promoción para satisfacer a los miembros de subculturas particulares.

Una subcultura particular adquiere importancia en el marketing si constituye una parte significativa de la población y se pueden identificar patrones de compra específicos.

Los especialistas en marketing también deben tener en cuenta que, en realidad, la subcultura no es una base suficiente para la segmentación del mercado. Deben ser conscientes de cómo las características subculturales influyen en el comportamiento de compra.

Además, también deben tener en cuenta que un entorno subcultural puede interactuar con otros aspectos, como la clase social, la personalidad, el estilo de vida, etc., durante el proceso de decisión de compra.

Los especialistas en marketing deberían estar interesados ​​en las subculturas en la medida en que puedan satisfacer sus necesidades únicas. Los especialistas en marketing deben comprender que si los miembros de la subcultura, sin importar cuán distintos sean de la cultura dominante, no difieren en sus necesidades y comportamientos asociados con un área de producto particular, la subcultura no requiere reconocimiento como un grupo separado.

Comprender las subculturas ayuda a los especialistas en marketing a centrarse en segmentos de mercado naturales y de gran tamaño. Los especialistas en marketing también deben tener en cuenta que, al igual que la cultura, las subculturas también cambian.

Por lo tanto, el monitoreo continuo de las características subculturales puede ayudar a los especialistas en marketing a generar estrategias de marketing apropiadas y oportunas para orientarse más hacia el mercado.

Conclusión: comprender la cultura es importante

La cultura es la parte del entorno humano creada por el hombre y es la suma total de conocimientos, creencias, arte, moral, leyes, costumbres y otras capacidades y hábitos adquiridos por los humanos como miembros de la sociedad.

La cultura es un concepto integral que incluye casi todo lo que nos rodea e influye en los procesos de pensamiento y el comportamiento de un individuo. Sería difícil para un especialista en marketing tener éxito si pasara por alto la importancia de la cultura como indicador del comportamiento.

Por lo tanto, es imprescindible que los ejecutivos de marketing, los ejecutivos de negocios, los empresarios y los tomadores de decisiones consideren la importancia del entorno cultural dentro del cual ocurre el comportamiento del consumidor.