Conflicto entre actividades humanas y medio ambiente

Conflicto entre actividades humanas y medio ambiente

Todos los animales y plantas dependen del aire, el agua, el suelo y la atmósfera que envuelve el planeta. Por lo tanto, estos elementos naturales deben protegerse de la degradación para sobrevivir. La explotación ilimitada de los recursos naturales no es buena para los seres vivos ni para el frágil planeta. El crecimiento económico y la prosperidad de los seres humanos impactan directamente en el medio ambiente, y existe una

¿Qué es el medio ambiente y la ecología?

El término "medio ambiente" se refiere a (a) el entorno y (b) todas las condiciones y circunstancias que influyen en el entorno y afectan el desarrollo de un organismo o grupo de organismos.

Mientras tanto, la palabra "ecología" se refiere al estudio de los procesos que influyen en la distribución y abundancia de los organismos y la interacción entre organismos y las relaciones entre los organismos vivos y su entorno.

La ecología humana es un sistema que involucra las interacciones entre los seres humanos y los organismos vivos circundantes.

Mientras que la ecología significa la relación entre organismos, el medio ambiente significa la relación entre los seres humanos y la biosfera.

Conflicto entre actividades humanas y medio ambiente

Se estima que los seres humanos han vivido en la Tierra durante al menos 65.000 años. Los seres humanos sobreviven cambiando su entorno natural para adaptarlo a sus necesidades.

A menos que tengan cuidado, al hacerlo destruyen el medio ambiente natural. Las actividades humanas después de la Revolución Industrial (1750) se han concentrado en la rápida industrialización, ignorando la protección del medio ambiente natural. La industrialización provocó emisiones tóxicas a la atmósfera que, a su vez, tuvieron impactos adversos en el medio ambiente.

Existe un nexo entre la industrialización y las emisiones tóxicas. Algunos economistas sostienen que el desarrollo industrial ha estado dominado por;

  1. plantas de procesamiento de productos agrícolas,
  2. industria pesada (p. ej., metales, productos químicos, papel) y
  3. industria de alta tecnología (electrónica).

Todos emiten sustancias tóxicas. Hay dos factores involucrados en la producción de contaminantes: la tasa tóxica por unidad de actividad industrial y el nivel de actividad industrial.

Si la industrialización basada en combustibles fósiles continúa sin cesar, las emisiones tóxicas aumentarán. La cantidad total de contaminantes tóxicos y emisiones de dióxido de carbono aumentará a pesar de que las industrias de los países ricos se estén volviendo eficientes.

En esencia, lo que se considera bueno para la industrialización es malo para el medio ambiente y existe un conflicto entre las actividades humanas y el medio ambiente. Los efectos de la degradación del medio ambiente no se sienten inmediatamente, ya que se necesita mucho tiempo para alterar el patrón de la naturaleza.

Sólo durante la segunda mitad del siglo XX la degradación ambiental fue visible y los ambientalistas expresaron seria preocupación por el calentamiento global.

El aparente conflicto entre industrialización y medio ambiente sigue planteando un dilema para los seres humanos. La visión propugnada por los líderes corporativos es que el planeta proporcionará infinitos recursos para la explotación y descarta la necesidad de establecer límites a la explotación de los recursos naturales.

Por otro lado, una opinión contraria sostenida por los ambientalistas es que el crecimiento económico como resultado de una industrialización desenfrenada a costa del agotamiento de los recursos naturales no es bueno para los seres humanos ni para el planeta. Advierten que la ecología planetaria no puede destruirse en pos de la industrialización.

Además, algunas de las consecuencias de las actividades humanas pueden tener efectos nocivos para los seres humanos. Por ejemplo, el vertido excesivo de desechos químicos de plantas industriales a los ríos puede contaminar el agua para consumo humano.

Se cree que los siguientes factores han causado la degradación del medio ambiente:

  • Crecimiento de la población en el mundo.
  • Crecimiento económico mediante el uso excesivo de los recursos naturales.
  • Uso excesivo de agua dulce.
  • Intereses financieros de los países exportadores de petróleo.
  • Pobreza.

Crecimiento demográfico La población mundial (6.300 millones) está creciendo en más de 90 millones al año y, según la estimación revisada de las Naciones Unidas en 2003, habrá 8.900 millones de personas en 2050.

El crecimiento de la población se concentra en los países en desarrollo y, según el presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, “en los próximos 25 años, habrá dos mil millones más de personas que llegarán al planeta, pero prácticamente todos esos dos mil millones irán a los países en desarrollo. ”.

El crecimiento demográfico da como resultado la degradación ambiental. Cuanta más población haya en el mundo, más viviendas y más electricidad se necesitará para proporcionar un nivel de vida mínimo aceptable. Se reclamarán y desarrollarán tierras que incluyan humedales y reservas forestales vitales para urbanizaciones que representen un peligro para el ecosistema.

Además, se estima que la producción de energía para satisfacer las necesidades de más personas tendrá que aumentar en más de un factor de cuatro para 2050. Si no se proporciona energía, la gente quemará madera para satisfacer sus necesidades diarias. En tal escenario, el medio ambiente se verá muy degradado.

Crecimiento económico El crecimiento económico y el medio ambiente entran en conflicto porque tanto los países desarrollados como los países en desarrollo creen que el crecimiento económico es lo primero y aparentemente se contentan con dejar que continúe la destrucción ambiental.

La explotación de los recursos naturales es fundamental para el desarrollo económico y, para citar a un autor, “el tratamiento de la naturaleza como un recurso que adquiere valor sólo en la explotación para el crecimiento económico ha sido fundamental para el proyecto de desarrollo. También es fundamental para la crisis del desarrollo…. En la relación de una cultura ecológica con la naturaleza renaciente, los límites se reconocen como inviolables y la acción humana debe restringirse en consecuencia”.

El capitalismo y una economía de libre mercado conducen al crecimiento económico de las naciones. Cuanto más rico es un país, más grandes son las industrias y más recursos dispone, y más contaminación genera.

Casi todas las plantas industriales funcionan con combustibles fósiles que emiten dióxido de carbono y otros gases nocivos de “efecto invernadero”. Estados Unidos depende en gran medida del carbón para la generación de energía.

En la esfera ecológica, las tecnologías centrales de la era industrial combinadas con un uso despilfarrador de los recursos amenazan la viabilidad de la vida en este planeta.

Las habilidades gerenciales y las herramientas tecnológicamente sofisticadas están creando una crisis global cada vez más profunda. En el siglo pasado, el uso de energía per cápita se multiplicó por seis; la producción industrial se multiplicó por 40; la captura de peces marinos se multiplicó por 35.

El profesor Dexter Dunphy de Australia afirmó: “No podemos seguir aumentando el consumo de recursos a este ritmo. Estamos superando los límites de la ecología mundial para satisfacer las demandas humanas y generando desechos y contaminación a un ritmo más rápido de lo que el medio ambiente puede absorberlos de manera segura”.

Los economistas tradicionales sugieren que, dado el fuerte deseo de crecimiento económico, el agotamiento de los recursos naturales es justificable desde un punto de vista económico y que las actividades productivas insostenibles son económicamente racionales.

No han visto la sostenibilidad como un objetivo deseable para los países en desarrollo. Sostienen que si se va a restringir el crecimiento económico para lograr la sostenibilidad ecológica, se plantean varias cuestiones.

  • ¿Cómo aumentarán los ingresos de su población los países más pobres y menos desarrollados?
  • ¿Se esperará que los países pobres renuncien al crecimiento económico?
  • ¿Hasta qué punto están preparadas las naciones ricas para redistribuir el ingreso a las naciones pobres?
  • ¿Cómo se influyen entre sí los sistemas económicos, sociales y ecológicos?

Estas cuestiones, en parte filosóficas y éticas, son fundamentales para la economía ecológica y nos afectan a todos.

Durante décadas, las empresas multinacionales han desarrollado formas de eludir el sistema regulatorio, y cada vez que se proponen reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero, amenazan a los gobiernos con su intención de reubicar sus industrias en otro país o con un despido masivo de trabajadores.

En 2001, la administración Bush se retiró del Protocolo de Kyoto de 1997 sobre la Reducción de Gases Tóxicos basándose en que la economía estadounidense se desaceleraría.

La humanidad enfrenta el desafío de alcanzar un equilibrio con el medio ambiente y al mismo tiempo seguir impulsando el desarrollo económico para brindar oportunidades que mejoren el nivel de vida de miles de millones de personas. Es necesario encontrar este equilibrio para proteger el medio ambiente natural.

Los expertos preocupados por la ecología consideran al capitalismo como uno de los agentes de destrucción del medio ambiente.

Wallerstein cree que: “Todos los valores de la civilización capitalista son milenarios, pero también lo son otros valores contradictorios. Lo que entendemos por capitalismo histórico es un sistema en el que las instituciones que se construyeron hicieron posible que los valores capitalistas tuvieran prioridad, de modo que la economía mundial se encaminó hacia la mercantilización de todo para que hubiera una acumulación incesante de capital. capital por sí mismo”.

Los países industrializados no han gastado dinero en investigación sobre energías alternativas ni siquiera cerca de los fondos que se destinan a la exploración espacial.

Según se informa, el Centro Espacial Internacional gastó alrededor de 100 mil millones de dólares en 2000. David Suzuki, un eminente ecologista canadiense, cree que es necesario diseñar una energía alternativa para hacer funcionar las industrias sin dañar el medio ambiente.

Muchos creen que la degradación ambiental se debe al hecho de que la prosperidad condujo a un estilo de vida moderno y opulento y al consumismo.

Las naciones ricas han establecido un patrón de estilo de vida que entra en conflicto con el medio ambiente. Los países más ricos tienen el 20 por ciento de la población mundial, pero el 86 por ciento de sus ingresos (Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, 1999).

Estados Unidos es el mayor contaminador del mundo (36 por ciento), seguido de Europa (24 por ciento). Se informa que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos admitió que sus emisiones de gases nocivos aumentarían un 43 por ciento entre 2000 y 2020.

Con la mejora de la calidad de vida, aumenta la demanda de bienes de consumo. Un refrigerador se convierte en imprescindible, un aire acondicionado es el siguiente elemento que se instala en la casa y un automóvil ya no es un sueño.

La cultura del consumismo en países muy poblados como China e India puede ser desastrosa para el medio ambiente.

Por ejemplo, es probable que una explosión en la compra de automóviles en China, India y el sudeste asiático acelere la contaminación del aire. Se informa que la contaminación del aire en la India causa 40.000 muertes prematuras al año y una pérdida de 1.200 millones de días laborales debido a enfermedades (World

Los sistemas de energía/potencia basados ​​en combustibles fósiles han engendrado un cambio climático que amenaza al planeta. La economía global está sustituyendo actividades no ecológicas.

La globalización económica ha logrado hacer ineficaz la capacidad de todas las demás fuerzas para imponer restricciones a su actividad en nombre de una economía de libre mercado. Los empresarios han subrayado la importancia de las necesidades de los seres humanos más que de la naturaleza.

Han considerado la cuestión del estilo de vida como más importante que el medio ambiente. Tienden a olvidar que lo que es bueno para la generación actual puede ser perjudicial para los intereses de las generaciones futuras.

A principios de 2002, Robert Watson, científico jefe del Banco Mundial y ex presidente del Panel Internacional sobre el Cambio Climático, fue atacado y destituido de su cargo después de insistir en que los gobiernos y las corporaciones debían revertir el calentamiento global por efecto de invernadero.

Los editores del libro “Sustainable Planet” escribieron: “la presión para derrocarlo provino del gobierno de Estados Unidos, respaldado por corporaciones energéticas. Las opiniones de Watson eran simplemente demasiado amenazantes para la estructura de poder dominante: una red de líderes políticos, financieros y corporativos que prefieren quemar combustibles fósiles y maximizar la expansión a cualquier costo”.

Un grupo de economistas sostiene que es necesario conservar el medio ambiente natural para aumentar o mantener la producción de bienes. Algunos escritores han sugerido que “los sistemas económicos no son fines en sí mismos sino medios para alcanzar fines últimos…. No se puede evitar considerar el propósito o los valores últimos de la actividad económica y la existencia humana, los derechos de las generaciones futuras y de los seres vivos aparte del hombre. ¿Es deseable seguir maximizando el consumo per cápita actual y el crecimiento económico?”.

Hay beneficios para los seres humanos si el medio ambiente se mantiene libre de contaminación. Algunos economistas creen que “los individuos obtienen satisfacción no sólo de los bienes fabricados o transformados por el hombre, sino también directamente de los entornos naturales, como parques, playas, bosques intactos y animales en estado salvaje. Teniendo esto en cuenta, puede ser necesaria una mayor preservación del medio ambiente natural…. Algunos conservacionistas sostienen que la humanidad tiene la obligación moral de conservar la naturaleza en mayor medida de lo que podrían dictar sus propios deseos egoístas”.

El crecimiento económico desenfrenado ha generado una reacción violenta en la comunidad global. Ahora, un número cada vez mayor de grupos de ciudadanos, formados por ambientalistas de muchos países, han afirmado que es necesario proteger los “bienes comunes globales o nacionales”.

Los “bienes comunes” incluyen agua dulce, aire, genes y semillas, así como servicios públicos que abordan necesidades básicas como la salud pública y la educación. Los “bienes comunes” no deberían comercializarse porque plantean peligros para el medio ambiente.

En Canadá, el Consejo de Canadienses instó al gobierno a no abandonar su papel de “protector de los derechos básicos”. En Chile, en 1997, los movimientos ciudadanos concibieron un plan para construir un “Chile Sostenible”. Organizaciones similares han surgido en Brasil y Uruguay.

Uso excesivo de agua dulce El uso mundial de agua se triplicó sólo entre 1950 y 1990. Aunque dos tercios de la superficie de la Tierra son agua, el 97 por ciento de ella es agua de mar no potable, mientras que un 2 por ciento adicional está encerrado en los casquetes polares.

La cruda verdad es que no hay suficiente agua dulce y, cuando la hay, se desperdicia, se gestiona mal y se contamina a gran escala. El Director General de la UNESCO, Koichiro Matsura, dijo al publicar un informe de la ONU en marzo de 2003 que “de todas las crisis sociales y naturales que enfrentamos los humanos, la crisis del agua es la que está en el corazón de nuestra supervivencia y la de nuestro planeta Tierra. .”

El Informe de las Naciones Unidas, bajo el título “Informe sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo”, preparado por una asociación de 23 agencias de las Naciones Unidas bajo el paraguas de la UNESCO, fue publicado el 5 de marzo de 2003 antes del Tercer Foro Mundial del Agua, una importante conferencia sobre el futuro del agua. suministro mundial de agua dulce, celebrada en Kyoto del 16 al 23 de marzo de 2003.

El informe de 600 páginas parece ser la evaluación más completa de la disponibilidad de agua y presenta una perspectiva pesimista sobre los problemas del agua, indicando que la población mundial aumentará en las próximas dos décadas mientras que la disponibilidad de agua dulce, afectada por la contaminación y el desperdicio, , se encogería. Afirmó que hasta 7 mil millones de personas en 60 países podrían enfrentar escasez de agua para 2050. Muchos de los países que enfrentarían una escasez de agua se encuentran en Medio Oriente, África y el sur de Asia.

En sólo 20 años, el informe predice que el suministro promedio de agua por persona en todo el mundo se habrá reducido en un tercio, afectando a quienes ya sufren escasez de agua. Un informe de la UNESCO clasifica la limpieza general del suministro de agua y la cantidad de agua disponible por persona en cada país. Los diez últimos países son Kuwait, la Franja de Gaza, Emiratos Árabes Unidos, Bahamas, Qatar, Maldivas, Libia, Malta y Singapur.

Dado que el agua dulce se distribuye de manera desigual en todo el mundo, los problemas relacionados con el agua podrían ser una bomba de tiempo política. Más de 260 de las cuencas fluviales del mundo son compartidas por al menos dos países. Estas áreas constituyen el 40 por ciento de la población mundial.

A medida que aumente la demanda de agua dulce, surgirán conflictos de intereses entre los países ribereños superiores y inferiores. Algunos expertos dicen que la escasez de agua puede conducir incluso a conflictos armados regionales en las próximas décadas en el mundo en desarrollo.

El director del Programa de Evaluación Mundial de las Naciones Unidas, Gordon Young, dijo que los posibles puntos de inflamación de la guerra por el agua incluían ríos que fluían desde Turquía hasta Irak y a lo largo del Nilo desde los países ribereños superiores hasta Egipto.

Las crecientes poblaciones en África a lo largo del Nilo han estado ejerciendo graves presiones sobre el suministro a usuarios intermedios como Egipto, creando otro posible escenario de conflicto. Etiopía necesita agua para reducir su hambruna y deja que Egipto cargue con las consecuencias.

Turquía controla las cabeceras de los ríos Tigris y Éufrates que fluyen a través de Siria y desembocan en Irak. Si Turquía desvía una cantidad sustancial de agua para programas de riego, habrá mucha menos agua en Siria e Irak. Parece que podría haber un conflicto potencial por el agua entre Turquía, Siria e Irak.

Gran parte del agua de Israel proviene de territorio palestino y sirio. Israel controla el 80 por ciento del agua en la ocupada Cisjordania palestina y la Franja de Gaza.

La ONU tiene el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que carecen de acceso confiable a agua dulce limpia (al menos 20 litros por persona por día) para el año 2015. El informe de la ONU concluyó: “A nivel mundial, el desafío consiste en aumentar voluntad política para implementar compromisos relacionados con el agua.

Los profesionales del agua necesitan una mejor comprensión del contexto social, económico y político más amplio, mientras que los políticos necesitan estar mejor informados sobre las cuestiones de los recursos hídricos”.

Países exportadores de petróleo La quema de petróleo, gas y carbón libera dióxido de carbono que atrapa el calor del sol, provocando que la atmósfera terrestre se caliente. Los principales científicos de la ONU dicen que los niveles de dióxido de carbono son ahora de 370 partes por millón, un 30 por ciento más altos que en 1750 (comienzo de la Revolución Industrial) y podrían alcanzar entre 500 y 1.000 partes por millón en 2100.

anexado a comunicações sobre produtos recebidos de vendedores, amigos, anúncios e relatórios de testes independentes.

Isto envolve o conceito de limiar de diferença, que diz respeito à quantidade de mudança que deve ser perceptível para os consumidores. Os consumidores percebem uma

mudança de preço para cima

La iniciativa creada por los principales países industrializados recomendó medidas que habrían llevado la energía renovable a mil millones de personas en los próximos 10 años, pero la propuesta fue abandonada tras la oposición de los países exportadores de petróleo.

El problema es que, si bien la degradación ambiental sólo puede detenerse si el petróleo, el gas y el carbón no se utilizan como energía, los países productores de petróleo y gas están condenados a perder ingresos si la demanda de combustibles fósiles disminuye. Parece haber un conflicto entre el deseo de un medio ambiente saludable y la pérdida de ingresos para los países exportadores de petróleo.

Otro problema es que el uso de energía renovable es caro y es injusto esperar que los países más pobres elijan esa opción porque el desarrollo económico puede estancarse. La cuestión es cómo garantizar una mayor prosperidad sin dañar el medio ambiente y, finalmente, se reduce al hecho de que existe un conflicto entre el medio ambiente y el crecimiento económico basado en combustibles fósiles.

Pobreza Según un escritor, la pobreza significa “la incapacidad de uno para alcanzar su fin... en cuanto a factores materiales, estos podrían incluir la discriminación, la desigualdad... la falta de disponibilidad del mínimo de lo necesario para la supervivencia económica o biológica... todas las demás formas de privación, indigencia, hambre, desnutrición, falta de vivienda, mala salud y exclusión de las posibilidades educativas, etc.” La pobreza es la principal fuente de contaminación en los países en desarrollo y es necesario reconocer plenamente la relación entre pobreza y degradación del medio ambiente.

La pobreza y el medio ambiente tienen una relación de doble filo. Para muchas personas en Borneo, Amazonas y Papua Nueva Guinea, su pobreza comienza con la destrucción de los bosques.

Los bosques les proporcionaban sustento en forma de alimentos, refugio, combustible, forraje y medicinas. Cuando los bosques desaparecen, se ven privados de algunas de las necesidades esenciales para la vida.

En la mayoría de los países en desarrollo, la brecha de riqueza se ha ido ampliando y los pobres viven en una pobreza abyecta, degradando el medio ambiente de varias maneras.

Primero, la pobreza lleva a los pobres a explotar los recursos naturales en su vida diaria, en lugar de conservarlos.

En segundo lugar, la pobreza conduce a condiciones de vida antihigiénicas plagadas de alcantarillas abiertas y montones de basura fermentando.

En tercer lugar, uno de los desafíos de enormes proporciones es deshacerse de los residuos domésticos, e incluso en las zonas urbanas las autoridades municipales no recogen la mayoría de los residuos con regularidad. Se acumula en montones que generan enfermedades o, si se quema, libera vapores tóxicos.

Cuarto, los pobres tienen que depender de la leña para uso doméstico. Se informa que cada año se queman alrededor de 280 millones de toneladas de leña sólo en la India para uso doméstico.

En Bangladesh, la prohibición de los vehículos con motor de dos tiempos desde enero de 2003 para evitar la contaminación del aire ha dejado sin trabajo a miles de conductores pobres de vehículos. He aquí un ejemplo en el que surge un conflicto entre el medio ambiente y la pobreza.

Éstas son decisiones difíciles de tomar para un gobierno cuando se debe buscar el alivio de la pobreza masiva sin descuidar las preocupaciones ambientales. Cómo lograr el equilibrio entre pobreza y medio ambiente no es una cuestión fácil para todos los países en desarrollo.

El estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en Roma, publicado el 4 de marzo de 2003, indicaba que el mundo estaba muy por debajo del objetivo de reducir a la mitad el número de personas hambrientas para 2015, como propuso la FAO. Cumbre en 1996 y es posible que no alcance ese objetivo en 2030.

Además, el estudio decía que algunas partes del sur de Asia podrían estar todavía en una posición difícil, y gran parte del África subsahariana probablemente no estaría significativamente mejor que en la actualidad en ausencia de una acción concertada.

Desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible, según el Informe de la ONU, significa que los recursos naturales pueden utilizarse de tal manera que satisfagan las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas.

El nuevo pensamiento se basa en el reconocimiento de la interdependencia de toda la vida en el planeta. Aprecia la variedad y la belleza en el mundo humano, animal y vegetal. Está comprometido con la conservación de los recursos para las generaciones futuras.

En 1987, un grupo de trabajo encabezado por la ex primera ministra noruega Gro Harlem Brundtland (ex directora general de la Organización Mundial de la Salud) presentó un informe sobre el medio ambiente bajo el título “Futuro común”.

El Informe Brundtland afirmó que el desarrollo sostenible era alcanzable si los planificadores utilizaran la tecnología y la organización social adecuadas.

Por ejemplo, la tala de árboles no supera la plantación de árboles o las emisiones de carbono no superan la capacidad de la naturaleza para absorber dióxido de carbono.

En 2002 afirmó que “más que nada, el desarrollo sostenible tiene que ver con las personas: con proporcionar alimento, refugio y salud a todos los habitantes del planeta de tal manera que las generaciones futuras puedan hacer lo mismo”.

Los expertos creen que el desarrollo sostenible es el camino a seguir para proteger el medio ambiente mientras la economía global avanza.

El conflicto entre medio ambiente e industrialización debe resolverse de manera que se logre un equilibrio entre la protección del medio ambiente y la emisión de gases tóxicos.

Amartya Sen, premio Nobel de 1998, analizó el desarrollo sostenible desde un nuevo ángulo y afirmó que: “Podemos incluso cuestionar la estrategia general de definir el desarrollo sostenible sólo en términos de satisfacción de necesidades, en lugar de utilizar la perspectiva más amplia de mejorar las libertades humanas de manera sostenible”. base.

Las libertades esenciales deben, por supuesto, incluir la capacidad de satisfacer necesidades económicas de importancia crucial, pero también hay muchas otras que deben considerarse, como ampliar la participación política y ampliar las oportunidades sociales.

De hecho, no es del todo obvio por qué la mejora y el mantenimiento de las libertades democráticas no deberían figurar entre las demandas centrales del desarrollo sostenible.

El desafío central para el siglo XXI es crear una economía y una sociedad globales sustentables apoyadas por organizaciones que sean sustentables en sí mismas y que también sostengan su impacto en la sociedad y la biosfera.

Las mujeres en los países en desarrollo y el medio ambiente

La mayoría de las mujeres en los países en desarrollo viven en zonas rurales y son administradoras de hogares. Los recursos naturales son una parte integral de su vida. La mayoría de las cosas que una familia necesita, las mujeres las obtienen de los recursos naturales.

Recogen agua de un pozo de agua, canal o río cercano. La leña la recogen ellos mismos o sus hijos. Utilizan plantas como medicina en caso de enfermedades.

Si bien explotan los recursos naturales, los conservan porque saben que los recursos naturales son sus activos. Hoy su supervivencia está amenazada porque los bosques han sido talados y los ríos están contaminados.

Las mujeres son los vínculos naturales con el entorno natural. Consideran los recursos naturales de manera diferente a los hombres.

Según algunos autores indios, “las mujeres pueden percibir un bosque local como una fuente de alimentos, combustible y medicinas para uso doméstico, mientras que los hombres pueden percibir el valor del bosque local como la venta de los árboles cortados en el mercado. Además, como las mujeres suelen depender de bienes gratuitos, como agua, leña y forraje, tienen un interés especial en la protección y rehabilitación del medio ambiente. Las mujeres suelen ser agentes clave para mantener y mejorar la calidad y el stock de los recursos naturales comunitarios”.

Las mujeres desempeñan papeles importantes en la gestión de los recursos hídricos principalmente a nivel del hogar. Se pueden encontrar innumerables diferencias en la forma en que mujeres y hombres se relacionan y utilizan el agua.

Debido a los diversos roles que desempeñan las mujeres en los asuntos domésticos, tienen un conocimiento considerable sobre el agua, incluida su disponibilidad, calidad y confiabilidad, restricciones y métodos de almacenamiento aceptables, y son clave para el éxito de la gestión de los recursos hídricos.

Las cuestiones relacionadas con las mujeres y los recursos hídricos pueden variar de un país a otro. En los países en desarrollo, es necesario prestar atención al papel de las mujeres de las comunidades más pobres como gestoras primarias de los recursos hídricos, como portadoras de agua, usuarias finales y educadoras de salud familiar a nivel doméstico.

Las mujeres y los pobres generalmente tienen menos oportunidades de participar y beneficiarse del desarrollo y gestión de los recursos hídricos. Las mujeres son las primeras afectadas en casos de agotamiento de la cantidad de agua disponible o reducción de la calidad del agua.

Sin embargo, cuando se trata de la toma de decisiones sobre la gestión de los recursos hídricos, las mujeres son casi invisibles. Por lo tanto, existe claramente un desequilibrio de género en el sector del agua, mientras que las responsabilidades, cargas e inseguridades son para las mujeres.

Las mujeres han sido buenas administradoras de recursos y muchas participan en movimientos de base. En las regiones montañosas de la región de Garhwal en Uttar Pradesh en India, las mujeres comenzaron a proteger sus bosques locales de la explotación comercial, incluso a costa de sus vidas, iniciando el famoso “movimiento Chipko”, adoptando árboles vivos como protectores.

Una encuesta realizada en Sierra Leona encontró que las mujeres conocían la utilidad de treinta y un productos forestales, mientras que los hombres sólo conocían ocho.

Se reconoce que las mujeres de los países en desarrollo son a menudo víctimas de la degradación ambiental. Si los bosques y la disponibilidad de agua disminuyen debido a la degradación ambiental, la vida de las mujeres se vuelve más difícil porque tienen que buscar, a menudo a gran distancia, agua y leña para su uso diario.

El desarrollo centrado en la tecnología rompe el nexo naturaleza-mujeres, dejando en su lugar el hambre y la destrucción ecológica. La activista india Vandana Shiva sostiene que la ciencia y la economía eurocéntricas, en su arrogancia, oponen una lógica de gestión lineal y reduccionista a los flujos cíclicos de la naturaleza: una pseudociencia bastante inapropiada para su tarea. La Revolución Verde fue un buen ejemplo y la desertificación su resultado.

Otro escritor, Ariel Salleh, afirmó: “La política ecofeminista es un feminismo en la medida en que ofrece una crítica intransigente de la cultura patriarcal capitalista desde la perspectiva de una mujer; es un socialismo porque honra a los condenados de la tierra; es una ecología porque reintegra a la humanidad con la naturaleza”.

Protección del Medio Ambiente y Esfuerzos Internacionales

Las acciones ambientales internacionales, incluidos los regímenes legales, han desempeñado un papel fundamental hacia la protección y conservación global del medio ambiente natural. Es importante que la generación actual conserve la diversidad biológica en beneficio de las generaciones futuras.

La amenaza al medio ambiente global se destacó por primera vez en la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano de 1972.

La Declaración de Estocolmo sobre el Medio Humano recomendó que en junio de cada año se celebrara el Día Mundial del Medio Ambiente. Durante y después de los años 80, se tomaron una serie de acciones globales para abordar la degradación del medio ambiente.

En 1987, los Protocolos de Montreal firmados ahora por 150 países comenzaron a eliminar gradualmente las sustancias químicas que destruyen la capa de ozono y aceleraron el desarrollo de alternativas. En 1988, al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), creado por la Organización Meteorológica Mundial, con sede en Ginebra, se le encomendó la tarea de pronosticar el probable cambio climático en el mundo.

En 1989, la Organización Internacional del Trabajo adoptó un nuevo Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes. El Convenio exige que los Estados partes adopten medidas especiales para salvaguardar el medio ambiente de los pueblos indígenas.

En particular, los gobiernos deben garantizar que se lleven a cabo estudios para evaluar el impacto ambiental de las actividades de desarrollo planificadas y tomar medidas, en cooperación con los pueblos indígenas interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habitan.

En 1990 comenzó el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales y se estableció el vínculo entre los desastres naturales y la degradación ambiental. En el sur de Asia, durante la cumbre de la SAARC en 1987 se constituyó un grupo de expertos para recomendar a los países miembros cualquier plan de acción para prevenir la degradación ambiental en el sur de Asia.

La desertificación es un gran problema en África. Se informa que el desierto del Sahara ha sido lenta y constantemente

expandiéndose a zonas de África. En 1994 se adoptó la Convención sobre la Desertificación para preservar el suelo y el agua.

Cumbre de la Tierra de Río y Johannesburgo en 1992 y 2002

La Cumbre de la Tierra (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo) tuvo lugar en junio de 1992 en Río de Janeiro (Brasil).

En esta cumbre se adoptó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. La Convención que entró en vigor en 1994 establece únicamente objetivos voluntarios de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono y otros gases) para 38 países industrializados. Sin embargo, los objetivos voluntarios no se cumplieron.

La Cumbre de seguimiento Río+10 (denominada Río+10, ya que se celebró después de 10 años desde la primera Cumbre de la Tierra en 1992) tuvo lugar en Johannesburgo (Sudáfrica) del 26 de agosto al 4 de septiembre de 2002. La Cumbre fue convocada formalmente Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible.

En la Cumbre se acordó un Plan de Acción no vinculante. Sin embargo, los críticos creían que demasiado compromiso llevó a la Cumbre a tener un documento flojo, lleno de buenos sentimientos pero muy pocas medidas nuevas y muy pocos plazos para la acción.

Protocolo de Kyoto

Uno de los acuerdos más importantes con respecto a la reducción de gases de efecto invernadero fue la adopción del Protocolo de Kyoto (Japón) en 1997. Estableció objetivos y calendarios obligatorios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para los países industrializados.

En Kioto se acordó que la Unión Europea reduciría sus gases de efecto invernadero en un 8 por ciento con respecto a los niveles de 1990, Estados Unidos en un 7 por ciento y Japón en un 6 por ciento. Estos objetivos deberán alcanzarse entre 2010 y 2012.

El Protocolo de Kioto entró en vigor en febrero de 2005 con la ratificación del Protocolo por China, Canadá, Japón, Polonia y Rusia. Es de esperar que para entonces se haya alcanzado el número necesario de ratificaciones.

Por otro lado, la administración Bush descartó el Protocolo de Kioto por considerarlo poco realista porque no obligaba a los países en desarrollo (India y China) a reducir los gases de efecto invernadero. La postura de Estados Unidos fue un duro golpe para el Protocolo de Kioto.

Los créditos de carbono estipulados en el Protocolo de Kioto siguen siendo una característica novedosa del Protocolo. Los créditos de carbono son el nombre que se les da a unidades aún no definidas diseñadas para compensar la contaminación por gases de efecto invernadero. La idea es que una empresa que contamina debe comprar créditos o afrontar nuevas acciones.

Un ejemplo común que se está analizando es la compra o arrendamiento de áreas forestales en otros países que se supone actúan como “sumideros” del exceso de carbono emitido por los contaminadores en sus países.

Los críticos del fenómeno del calentamiento global sostienen que el clima mundial siempre ha estado cambiando y seguirá cambiando, independientemente de qué actividades humanas particulares se realicen.

Además, el Protocolo de Kioto supondría sólo una reducción de alrededor del 1 por ciento en las emisiones de gases de efecto invernadero, y su ratificación obligaría a los países a asumir compromisos vinculantes que podrían provocar pérdidas económicas y desempleo.

Además, incluso cuando el Protocolo de Kioto entre en vigor, una de las principales cuestiones que quedan por discutir es cómo los países industrializados cumplirán los objetivos de reducción después del primer período de compromiso del Protocolo, que se extiende hasta 2012.

También incluye cuestiones sobre cómo los países en desarrollo como India y China pueden unirse al Protocolo de Kioto para reducir sus propias emisiones.

El Banco Mundial y la protección del medio ambiente

La creciente conciencia sobre la protección del medio ambiente de la Tierra ha llevado al Banco Mundial a examinar el impacto ambiental antes de iniciar proyectos de infraestructura en un país.

Se está reconociendo la relación entre la viabilidad de un proyecto y el impacto en el medio ambiente. El Banco Mundial examina los proyectos desde una perspectiva ambiental y muchos de los proyectos financiados por el Banco Mundial en el Tercer Mundo causaron en el pasado vandalismo ambiental masivo.

Existe una Unidad de Inspección independiente de tres miembros dentro del Banco Mundial que examina el impacto del medio ambiente en los proyectos aprobados por el Banco Mundial y recomienda, si es necesario, la cancelación de fondos si degradan el medio ambiente.

Se informó que el Banco Mundial canceló su participación en el gigantesco proyecto “Represa Arun” de Nepal por temor a daños ambientales.

Medio ambiente y países menos desarrollados (PMA)

La Asamblea General de las Naciones Unidas clasifica a ciertos países como menos desarrollados sobre la base de criterios como el tamaño del producto interno bruto (PIB), la participación de la industria manufacturera en el PIB total, el índice de diversificación económica, la tasa de alfabetización de adultos, el tamaño de la población y la calidad aumentada. de índice de vida.

En la actualidad hay 49 países menos desarrollados que incluyen Bangladesh, Myanmar, Nepal y las Maldivas en el sur de Asia.

Los Países Menos Desarrollados tienen un Fondo creado para ellos en 2001. Estos países tuvieron una reunión exitosa en Dhaka en septiembre de 2002 y en esta reunión formularon procedimientos para que llevaran a cabo programas nacionales de acción de adaptación al cambio climático.

Protección ambiental en el sur de Asia

La protección del medio ambiente ha sido un tema de importancia para la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional (SAARC). Se ha incorporado como uno de los temas del Programa de Acción Integrado.

En 1987, los Jefes de Estado y de Gobierno de los países de la SAARC iniciaron un estudio sobre las causas y consecuencias de los desastres naturales y la protección y preservación del medio ambiente. En 1992 se emprendió otro estudio regional y el Comité Técnico sobre Medio Ambiente y Tecnología de la SAARC está aplicando sus recomendaciones.

En 1997, los líderes de la SAARC convocaron a los Ministros de Medio Ambiente de la región a reunirse anualmente para dar impulso a la implementación de las recomendaciones de los estudios realizados por la SAARC y para promover una mayor cooperación regional en este campo.

Los Ministros de Medio Ambiente de la SAARC, en su quinta reunión en Bután los días 10 y 11 de agosto de 2002, adoptaron una resolución sobre cuestiones pendientes antes de la Cumbre Mundial de Johannesburgo. Destacaron la necesidad de implementar las decisiones y recomendaciones adoptadas por los Ministros de Medio Ambiente en su anterior