Concepto de paz y conflicto

Concepto de paz y conflicto

El establecimiento de la paz proactivo es crucial para evitar conflictos globales. Es importante reconocer signos de desestabilización o malentendidos entre naciones o comunidades dentro de un país, ya que las condiciones de paz no empeoran rápidamente. Entendamos el concepto de paz y conflicto en la política global.

Comprender el concepto multifacético de paz

La paz, como la salud, cubre conceptualmente un vasto territorio. Existen perspectivas generales sobre las condiciones para un cuerpo, mente y espíritu sanos. También se puede reflexionar sobre las condiciones para un “cuerpo mundial” saludable de personas. En el mundo contemporáneo, los Estados están deseosos de promover sus intereses nacionales y, al hacerlo, pueden

Transición de perspectivas internacionales a perspectivas globales en la política mundial

Pero el mundo es más que un sistema interestatal. El factor clave en la política mundial es ahora “global” más que “internacional”. La palabra “internacional” considera un Estado-nación como el elemento básico de los asuntos mundiales. La nueva era global reconoce que hay otros actores en el escenario mundial y que los Estados-nación deben cooperar con ellos. En resumen, el organismo mundial es una entidad compleja.

Definición de paz: perspectivas positivas y negativas

La palabra “paz” ha sido definida en los diccionarios tanto en términos positivos como negativos. La definición positiva es "un estado de armonía" y la negativa es "un estado que existe durante la ausencia de guerra". “La paz es la ausencia de guerra”, definición utilizada en gran medida por los estrategas militares.

Cuestionando la definición negativa de paz

Surgen muchas preguntas sobre la definición negativa de paz; ¿Es la paz la ausencia de guerra? Si no hay armas ni bombas, ¿se ha logrado la paz? ¿Es un “estado utópico” en el que prevalecen la armonía y la felicidad? ¿Cómo se relaciona la paz con la justicia social?

Definición integral de paz de James H. Laue

En sentido amplio, “la paz es la menor aplicación de violencia y coerción al individuo y a la libertad de acceso del individuo a sus valores más preciados”. James H. Laue define la paz no sólo como un objetivo anhelado por todos los individuos y estados sino también como “un proceso de manejo continuo y constructivo de las diferencias hacia el objetivo de relaciones más mutuamente satisfactorias, la prevención de la escalada de violencia y el logro de de aquellas condiciones que ejemplifican el bienestar universal del ser humano y sus grupos desde la familia hasta la cultura y el Estado”.

Justicia social y paz positiva

Lo que Laue quiere decir es que la paz incluye una situación en la que todos en el mundo viven en paz. Cada persona tiene las mismas oportunidades de tener acceso a los recursos y oportunidades del mundo. Cuestiona la paz en sociedades donde una minoría de personas privilegiadas vive cómodamente mientras una abrumadora mayoría de ciudadanos lucha en la pobreza.

La interrelación de los conceptos negativos y positivos de paz

Algunos creen que argumentar que una sociedad así es “pacífica” porque no está involucrada en una guerra es moralmente incorrecto. Los defensores de la paz social positiva sostienen que la eliminación del hambre y la pobreza y el establecimiento de la justicia social son las verdaderas condiciones de la paz. Si se examina críticamente, tanto los conceptos negativos (pasivos) como los positivos de paz están interrelacionados. La experiencia humana demuestra que la ausencia de guerra es un requisito previo para el desarrollo económico y la justicia social.

La perspectiva realista de John Kennedy sobre la paz

El presidente estadounidense John Kennedy miró el concepto de paz desde un ángulo diferente. Pensando en las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética tras la crisis de los misiles cubanos en 1962, dijo: “No me refiero al concepto absoluto e infinito de paz y buena voluntad universales. En cambio, centrémonos en una paz más práctica y más alcanzable, basada no en una revolución repentina en la naturaleza humana sino en una evolución gradual de las instituciones humanas... La paz es un proceso, una forma de resolver problemas”.

Connotaciones ideológicas de la paz y la guerra durante la Guerra Fría

Durante la Guerra Fría, la “paz” y la “guerra” tenían fuertes connotaciones ideológicas. Los partidos comunistas de varios países vieron a la “Unión Soviética” como la fuerza más poderosa para la paz en el mundo. Definieron la Revolución Comunista Rusa de 1917 como el cambio históricamente decisivo en la lucha por la paz. Incluso ahora, Cuba, Corea del Norte, China y Vietnam perciben el concepto de paz de manera diferente al de Estados Unidos o Gran Bretaña.

Enfoques sobre el origen del conflicto

Todas las aproximaciones al origen del conflicto se basan en cómo los teóricos miraban la naturaleza del ser humano. Hay tres modelos de sociedad humana: hobbesiano/realista, grotiano/racionalista y kantiano/idealista.

El filósofo inglés Thomas Hobbes (1588-1679) no pensaba mucho en la bondad de la naturaleza humana. Hobbes describió la vida humana como "solitaria, pobre, desagradable, brutal y breve". Opinaba que antes del advenimiento de la sociedad, los hombres vivían en un estado de conflicto.

El ejercicio del derecho a la autoconservación por parte de todos y cada uno conduce a un estado perpetuo de miedo para todos. Asimismo, la política internacional es una lucha por el poder, “una guerra de todos contra todos”. Para mantener la paz, un estado tenía que estar gobernado por un rey fuerte con poder y soberanía absolutos.

El abogado y filósofo holandés Hugo Grocio (1583-1608) tenía una visión más positiva de la naturaleza humana que la expresada por Hobbes.

Concibió una sociedad internacional de carácter más cooperativo. El idealista y filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804) pensó en la bondad o altruismo de la naturaleza humana. La bondad inherente de la naturaleza humana lleva a las personas a la ayuda mutua y la colaboración.

Parecerá que el realismo y el idealismo son las dos visiones extremas del comportamiento humano en sociedad, mientras que la visión cooperativa de la naturaleza humana se sitúa entre ellas.

Los realistas rechazaron a los idealistas como "utópicos" y sostuvieron que estaban mucho más ocupados con el "debería" que con el "es". El estadista, diplomático y filósofo político italiano Maquiavelo (1469-1527) sentó las bases del realismo moderno y del concepto de seguridad nacional.

En los tiempos modernos, esta teoría, defendida por el secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, llegó a ser conocida como razón de estado (realpolitik), la idea de que las políticas del Estado no estaban justificadas por motivos morales, sólo por motivos de interés nacional. .

Significado del conflicto

El término “conflicto” ha sido descrito en el diccionario de inglés como “una lucha o choque entre fuerzas opuestas; batalla." El conflicto es parte de la vida humana.

El conflicto es un producto normal de la diversidad de creencias y valores, diferencias en actitudes y percepciones e intereses socioeconómicos y políticos en competencia entre individuos, clases sociales, grupos étnicos y estados. Mohammad Rabie sostiene que “debido a que el conflicto tiene que ver con valores, creencias, intereses y percepciones, ocurre en todos los niveles de interacción humana y estatal”.

Es importante tener en cuenta que no todos los conflictos son malos. En los negocios, la competencia, que es una forma de conflicto, puede estimular a uno a trabajar más duro y a producir más o a llevar a cabo un proyecto de manera más eficiente o más imaginativa.

Una vez más, no todos los conflictos necesitan resolución.

Es necesario resolver el conflicto humano por la supervivencia, pero no existe una fórmula única de aplicación universal. En las relaciones personales, el conflicto, siempre que no sea destructivo, crea tensión que estimula la creatividad para encontrar nuevas vías para afrontar los problemas.

Cuando personas con objetivos diferentes no pueden coexistir, se produce un caso de conflicto. Según Robert Lee: “el conflicto social es un huésped probable siempre que los seres humanos establezcan formas de organización social…. La sociedad sin conflicto es una sociedad muerta... nos guste o no, el conflicto es una realidad de la existencia humana y, por lo tanto, un medio para comprender el comportamiento humano”.

A nivel estatal, el conflicto connota disputas y los objetivos pueden variar desde la autoconservación hasta la aniquilación del oponente. Los estados a menudo luchan por el control de recursos o territorios. Los enfrentamientos ideológicos condujeron a la Guerra Fría durante más de cuarenta años.

Análisis de conflicto

Los conflictos tienen diversas manifestaciones entre individuos, grupos y estados. Varios autores han propuesto teorías sobre las causas y la dinámica del conflicto.

El análisis del conflicto que hace Galtung contiene tres aspectos que pueden retratarse como si estuvieran en las esquinas de un triángulo equilátero.

En una esquina está el “conflicto en sí” o C, otra esquina representa la “actitud de conflicto” o A, y la última esquina representa el “comportamiento de conflicto” o B. Para Galtung, C representa “incompatibilidad entre objetivos o valores sostenidos por los actores”.

Análisis de conflicto

Los estados objetivo corresponden a “resultados futuros conscientemente deseados, estados condicionados o finales, que a menudo tienen un valor intrínseco (diferente)” para los actores de cualquier sistema.

Dado que en el sistema internacional los Estados persiguen objetivos o valores que a veces pueden parecer incompatibles, se produce un conflicto en el sentido de C.

El siguiente aspecto de la actitud ante el conflicto se refiere a un “conjunto interrelacionado de emociones, actitudes, prejuicios y distorsiones perpetuas que pueden acompañar a la mayoría de las formas de conflicto”.

El tercer aspecto del comportamiento conflictivo corresponde a las acciones emprendidas por un actor que pueden considerarse parte de una situación conflictiva, derivadas de actitudes conflictivas.

Un conflicto puede atravesar un ciclo, pasando de C a A, a B, de regreso a C y luego a otro ciclo. Aunque Galtung cree que “un conflicto puede empezar en cualquier rincón”, tiene una clara preferencia por una situación de gol como principal fuente de conflicto.

El triángulo del conflicto concebido por Galtung y adaptado por Mitchell representa una herramienta útil para analizar el conflicto por tres razones. El autor Michael Salla sostiene que el conflicto se puede dividir en tres aspectos, cada uno de los cuales puede ser la fuente original del conflicto. Demuestra que cada aspecto está interrelacionado, lo que sugiere que el conflicto es una totalidad que abarca los tres aspectos que deben abordarse. Conduce a la importante distinción entre “solución de conflictos” y “solución de conflictos”, según la cual la “solución” no aborda todos los aspectos de un conflicto.

Teorías del conflicto

Existen al menos siete teorías sobre el origen de los conflictos. Brevemente, son los siguientes:

Teoría instintiva

El conflicto es innato en todos los animales sociales, incluidos los seres humanos.

Teoría de la coerción

El conflicto social se origina en la naturaleza de ciertas sociedades y en cómo están estructuradas.

Teoría del consenso o integración

El conflicto es una aberración, un proceso disfuncional en los sistemas sociales.

Teoría realista/de los intereses nacionales

El conflicto entre sociedades ocurre porque cada una, como Estado-nación, a menudo persigue intereses nacionales incompatibles.

Teoría funcional

El conflicto ocurre porque es funcional para los sistemas sociales.

Teoría conductual/cognitiva

El conflicto es consecuencia de una mala comunicación, percepciones erróneas, errores de cálculo, socialización y otros procesos inconscientes.

Teoría regulatoria

El conflicto es un proceso natural común a todas las sociedades, con una dinámica predecible y susceptible de construcción de regulaciones.

Proceso de jerarquía analítica

Combina elementos opuestos en una serie de comparaciones por pares dispuestas jerárquicamente. Todos los conflictos requieren compensaciones para su solución. La aplicación de la teoría obliga a las partes en un conflicto a distinguir entre objetivos y subobjetivos, evitando así perder el tiempo peleando por cuestiones triviales. Las partes pueden acordar qué naturaleza de un subobjetivo podría ser en la posición de un oponente.

Tipos de conflicto

El conflicto tiene muchas caras. El conflicto surge cuando ambas partes son conscientes de la incompatibilidad. Algunos autores distinguen entre “conflicto manifiesto” y “conflicto subyacente”. El conflicto manifiesto surge de un conflicto o tensión subyacente.

Puede manifestarse como un conflicto dentro de personas y un conflicto entre personas o grupos. Un individuo puede experimentar conflictos dentro de sí mismo cuando intenta alcanzar objetivos personales y participar en procesos para conciliar las metas deseadas con las obligaciones. Las personas que atraviesan un conflicto psicótico pueden literalmente destruirse a sí mismas.

El conflicto entre personas o grupos puede denominarse conflicto social. La gente está dividida en miles de grupos étnicos, nacionales, socioeconómicos, sociopolíticos y religiosos. Las diferentes lealtades, valores culturales e ideologías proporcionan un terreno fértil para fomentar el conflicto entre personas o grupos.

Pueden surgir conflictos interestatales por el control de recursos o territorios o por la consecución del poder supremo. Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y la Unión Soviética enfrentaron a estados regionales entre sí, como India contra Pakistán, Irak contra Irán, Corea del Norte contra Corea del Sur, Japón contra China y Etiopía contra Somalia. Tanto Moscú como Washington siguieron la misma doctrina: “divide y vencerás”.

El conflicto puede ser realista y no realista. El conflicto realista se caracteriza por medios y fines opuestos, por incompatibilidad de valores e intereses.

El conflicto no realista surge de la necesidad de liberar tensiones, de la hostilidad desviada, de la tradición histórica y de la ignorancia o el error.

Los dos tipos difieren en origen y en la motivación última detrás de la acción opuesta. En un conflicto realista, los deseos y las necesidades parecen ser incompatibles.

Pero continuarían conflictos no realistas entre naciones cuyos intereses en conflicto habían sido reconciliados hacía mucho tiempo. Por ejemplo, los conflictos ideológicos pueden continuar durante mucho tiempo y, a menudo, son más importantes que los conflictos económicos o políticos a la hora de tensar las relaciones internacionales.

Los conflictos pueden ser destructivos o productivos. Un conflicto es “destructivo” cuando las partes en él están insatisfechas con los resultados y sienten que han perdido debido al conflicto. Es “productivo” si las partes están satisfechas con sus resultados y sienten que han ganado con el conflicto.

El conflicto puede dividirse en relacionado con intereses y relacionado con valores. Generalmente se considera que los conflictos por cuestiones comerciales, recursos naturales o territorio están relacionados con intereses. Los conflictos causados ​​por la competencia entre grupos profesionales y similares y las disputas entre los trabajadores y la dirección entran en esta categoría.

Los conflictos relacionados con valores incluyen aquellos dentro y entre estados causados ​​por cuestiones relacionadas con ideologías políticas, creencias religiosas, derechos culturales, soberanía nacional y el estatus sociopolítico de las minorías.

Sin embargo, no existe una división clara entre los conflictos relacionados con intereses y los relacionados con valores. La mayoría de los conflictos internacionales y étnicos están relacionados con intereses y valores al mismo tiempo. Por ejemplo, los conflictos étnicos suelen tener repercusiones en otros Estados.

El conflicto tamil-cingalés de Sri Lanka tuvo un impacto en algunas políticas del estado de Tamil Nadu en la India. La grave violación de los derechos humanos por parte de los soldados serbios contra los albanokosovares había tensado las relaciones entre la ex Yugoslavia y Albania.

Algunos escritores consideran que los conflictos de intereses son más fáciles de resolver pacíficamente que los conflictos de valores.

Sostienen que el sistema internacional de solución de disputas está razonablemente bien equipado para manejar disputas sobre intereses. Hay más dificultades cuando ocurren conflictos sobre valores porque los valores no son negociables. Los conflictos sobre valores se manifiestan en violencia y a menudo son difíciles de resolver.

En los conflictos retributivos, a veces las personas sólo se preocupan por el “precio” pagado por los oponentes, y un elemento de castigo puede estar involucrado en “dar una lección” a los oponentes en un conflicto. Esto conduce a un desarrollo que permite que los oponentes paguen un “precio” en la resolución de conflictos.

Estructura del conflicto

Algunos autores han intentado dividir la situación del conflicto en tres fases distintas:

  1. Queja,
  2. Etapa de conflicto y
  3. Etapa de disputa.

El agravio es una situación previa al conflicto en la que se ha causado una injusticia a una de las partes debido a la conducta ilícita de la otra parte.

La etapa previa al conflicto pasa a la segunda etapa, en la que la parte agraviada comunica los sentimientos de injusticia a la parte infractora.

La segunda etapa demuestra que ambas partes son conscientes de una situación conflictiva.

Finalmente, supongamos que la parte infractora no toma ninguna medida para reducir la tensión. En ese caso, el conflicto entra en la etapa de disputa cuando se hace público y la parte agraviada toma alguna medida reparadora.

Dimensiones psicológicas del conflicto

En un conflicto, las partes tendrán, en general, deseos y objetivos contradictorios y, a menudo, se percibe que siempre habrá ganadores y perdedores. Pero esto no siempre es verdad. Hay que estar mentalmente preparado para buscar un resultado que sea beneficioso para ambas partes.

La Carta de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París, afirma: “Las guerras comienzan en la mente de los hombres”.

Hobson, un científico social británico, pensaba que las fuerzas reales, directas y eficientes de la historia eran los motivos y deseos humanos.

George Kennan, el distinguido analista estadounidense de política exterior, destacó los factores psicológicos que subyacen a las actividades estadounidenses y sostuvo que factores subjetivos –factores relacionados con el estado de ánimo de muchos de los líderes estadounidenses–, más que el entorno externo, parecían haber guiado algunas de las decisiones estadounidenses. políticas.

La Primera Ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, habría dicho en abril de 2003 que si Al Gore hubiera sido elegido Presidente de Estados Unidos en 2000, la Segunda Guerra del Golfo contra Irak podría no haber ocurrido.

El poeta y místico inglés William Blake (1757-1827), en su poema “El árbol venenoso” parece haber resumido una manera de resolver conflictos en las siguientes palabras: “Estaba enojado con mi amigo, le dije mi ira, mi ira terminó. Me enojé con mi enemigo: no lo dije, pero mi ira aumentó”.

El poeta quiso decir que había que discutir la causa del antagonismo con la otra parte en lugar de guardarla dentro de uno mismo. Esto implica que la discusión o la apertura de sentimientos reprimidos pueden resolver el problema. Además, la mayoría de la gente sabrá por sus relaciones personales que muchos conflictos nunca se resuelven, sino que pasan a un segundo plano y, finalmente, se olvidan.

Esto también es aplicable en disputas interestatales. Es deseable que un contacto temprano entre dos partes pueda disipar sospechas, desconfianzas y malentendidos y restablecer la confianza en sus relaciones.

El exsecretario de Estado estadounidense John Foster Dulles creía que la raza humana anhelaba certeza y precisión. Lo que realmente quiso decir es que los seres humanos necesitaban un entorno predecible en el que pudieran funcionar. En otras palabras, los seres humanos quieren estabilidad en su entorno dentro del cual puedan anticipar las consecuencias de su comportamiento.

Cuando el entorno predecible se percibe como inestable, puede ocurrir el uso de la fuerza para restablecer el equilibrio.

y no la realidad puede llevar a una evaluación incorrecta de una situación determinada. Puede magnificar ciertas entradas de información, dándoles mayor peso. Se exageran los “males” del enemigo y se ignoran sus virtudes.

Por ejemplo, Estados Unidos percibió erróneamente las causas subyacentes de la guerra entre Vietnam del Sur y del Norte y que la victoria del Vietnam del Norte comunista derribaría a otros países del sudeste asiático como fichas de dominó y estaría al alcance de los comunistas. La historia ha refutado esta percepción.

Se argumenta que el marco mental puede ser variable en los individuos o en el liderazgo. Uno puede sentir resentimiento personal inmediato y reaccionar para destruir al oponente.

Por ejemplo, durante 1970-71, las autoridades militares paquistaníes percibieron las demandas de la Carta de los Seis Puntos de los bangladesíes como la desintegración de Pakistán. Se argumenta que si hubiera habido una percepción realista de la demanda, se habrían evitado las acciones militares contra los bangladesíes.

Sin embargo, la pregunta es:

  • ¿Por qué a veces las situaciones graves no desembocan en conflictos violentos?
  • ¿Por qué algunos conflictos siguen su curso natural con bastante rapidez y otros no?
  • ¿Por qué algunas formas de identificación grupal acompañan al conflicto intergrupal mientras que otras no?

Todos ellos dependen de las percepciones. Las percepciones son los problemas que enfrentan los psicólogos sociales al idear métodos mediante los cuales la percepción realista pueda iluminar a los líderes políticos.

En todos los niveles de las relaciones humanas, podrían existir barreras psicológicas para una comprensión clara de los conflictos que aquejan a la sociedad humana.

Durante los conflictos armados, la guerra psicológica es un componente importante de la propaganda contra un oponente, ya sea un grupo individual o un Estado. La Asociación Estadounidense de Psicología creó un comité para estudiar el papel de la psicología en el mantenimiento de la paz y durante los conflictos.

El autor Mohamed Rabie señala que “las percepciones no se basan exclusivamente en hechos sino también en imágenes, recuerdos colectivos y estereotipos. Los estereotipos, a su vez, pueden usarse para deshumanizar a otros, menospreciar sus sentimientos y justificar su maltrato, obligándolos a reaccionar de maneras que engendran antagonismo y conflictos... Debido a esto, la capacidad de los estadounidenses para desarrollar relaciones saludables con la mayoría de los pueblos no occidentales se ha visto obstaculizada, lo que ha provocado que el antagonismo y el conflicto reemplacen la amistad”.

Conflicto como jugadores o debates

El autor Anatol Rapoport clasifica los conflictos como “peleas, juegos o debates”. Dijo: “la diferencia esencial entre una pelea y un juego… es que mientras en una pelea el objetivo (si lo hay) es dañar al oponente, en un juego es burlar al oponente… una pelea puede idealizarse como carente de la racionalidad de los oponentes, mientras que un juego, por el contrario, se idealiza como una lucha en la que se asume la completa “racionalidad” del oponente. (Consulte el Capítulo 5 del libro para una discusión detallada sobre la teoría de juegos).

Con respecto al “debate”, Rapoport considera tres elementos en un debate que tiene como objetivo convencer al oponente a ver los problemas de la misma manera que la otra parte. Los tres elementos son;

  1. transmitir al oponente el mensaje de que sus opiniones han sido escuchadas,
  2. asegurar al oponente la validez de algunas de sus opiniones, y
  3. induciendo el supuesto de similitud.

La paz y el conflicto están interrelacionados

Para muchos escritores, los conceptos de paz y conflicto son inseparables, están interrelacionados y están interconectados. La antigua doctrina romana de Quieres paz, prepárate para la guerra. (quien desea la paz se prepara para la guerra) implica que la paz y el conflicto están entrelazados o son dos caras de una misma moneda. Muchos escritores sobre el tema sostienen la misma opinión de que la paz y el conflicto son inseparables.

Quincy Wright destacó este punto cuando escribió: “La ausencia de condiciones de paz es la causa de la guerra”. Mohamed Rabie sostiene que la paz sin conflicto es estancamiento y el conflicto sin paz es caos, lo que hace que la paz y el conflicto sean dos condiciones previas para el progreso humano continuo y el rejuvenecimiento organizacional.

Cómo evitar conflictos globales: la importancia de un establecimiento de paz proactivo

Las condiciones de paz no empeoran rápidamente. Se necesita tiempo para generar situaciones conflictivas. Cuando hay signos de desestabilización o malentendidos entre dos o más naciones o entre dos comunidades religiosas o étnicas dentro de un país, es un momento apropiado para hablar entre nosotros para resolver diferencias o eliminar malentendidos para que prevalezca la paz.

La visión de Moshe Dayan sobre el establecimiento de la paz

Sobre el establecimiento de la paz, el general israelí y ex Ministro de Defensa Moshe Dayan (1915-1981) dijo una verdad básica cuando dijo: “Si quieres hacer la paz, no hables con tus amigos. Usted habla con sus enemigos." La experiencia demuestra que se invierte tiempo y energía para resolver o poner fin a los conflictos cuando estallan, mientras que en tiempos de paz es necesario realizar una cantidad colosal de trabajo antes de que comiencen los conflictos.

Sabana Azmi sobre la necesidad de esfuerzos preventivos de paz

Esta posición fue recalcada por la actriz de cine y activista de bienestar social de la India, Sabana Azmi, en una entrevista con los medios de comunicación en relación con los disturbios comunales en el estado de Gujarat (India) que tuvieron lugar en febrero de 2002.

Azmi dijo: “El problema con nosotros es que nos apresuramos sólo después de que tienen lugar los disturbios, mientras que la mayor cantidad de trabajo debe realizarse en tiempos de paz, antes de que ocurran los disturbios... Lo que viste en Gujarat y la reciente tendencia alarmante de El ascenso del nacionalismo hindú no se produjo de la noche a la mañana. Ha sido un proceso gradual que tardó ocho años en tomar esta forma. Para contrarrestar eso, necesitamos establecer mejores redes entre nosotros y construir más puentes con personas y organizaciones de ideas afines. Necesitamos trabajar en tiempos de paz para involucrar a más y más personas”.

El papel de Jimmy Carter como cruzado por la paz

Por ejemplo, los primeros esfuerzos del ex presidente Jimmy Carter, quien se reinventó a sí mismo como un “cruzado” de la paz, llevaron a la reconciliación entre muchas naciones de todo el mundo. Es necesario enfatizar que la comunidad internacional necesita trabajar y organizarse mejor en tiempos de paz que durante los conflictos.

Paz forzada: el concepto de disuasión mutuamente asegurada durante la Guerra Fría

Durante la Guerra Fría, la posesión de armas nucleares por parte de Estados Unidos y la Unión Soviética los llevó a creer que una guerra nuclear seguramente destruiría la existencia de cada uno. Surgió una nueva teoría de disuasión de la guerra, llamada Disuasión Mutuamente Asegurada (MAD), que no provocó conflictos entre ellos durante más de cincuenta años.

Disuasión nuclear en el sur de Asia: relaciones entre Indo-Pakistán

En el sur de Asia, se sostiene que la disuasión nuclear actúa como un cortafuegos entre la paz y la guerra. Las armas nucleares arrojan una sombra existencial y disuasoria sobre las relaciones entre Indo-Pakistán. Ambos se disuaden de luchar por el simple hecho de que sus capacidades nucleares existen y que la guerra entre ellos podría escalar hasta un intercambio nuclear.

El efecto disuasorio de las preocupaciones sobre el “primer ataque” nuclear

Otra preocupación es que el “primer ataque” nuclear de cualquiera de los dos países podría ser contraproducente dadas las cortas distancias que separan a India y Pakistán. Los caprichos de los vientos y la consiguiente posibilidad de que la lluvia radioactiva regrese al propio territorio del atacante les disuaden de lanzar una guerra.

Disuasión mediante el miedo a ataques convencionales a instalaciones nucleares

Además, Nueva Delhi e Islamabad se ven disuadidos de una confrontación armada por el temor de que cualquier estallido de hostilidad pueda llevar al oponente a atacar las instalaciones nucleares del otro con armas convencionales avanzadas, aumentando así la posibilidad de un envenenamiento por radiación generalizado.

Perspectiva histórica sobre la disuasión nuclear y la paz

Según se informa, un general del ejército indio dijo que si Pakistán tuviera armas nucleares, la guerra de 1971 no habría ocurrido. Por lo tanto, se puede concluir razonablemente que la posesión de armas nucleares conduce a la disuasión. Eso implica que la paz se mantiene mediante el “equilibrio del terror”.

Establecimiento de la paz multilateral: la fundación de las Naciones Unidas

La ONU nació de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial (1939-45). Para salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, la tarea principal de las Naciones Unidas es mantener la paz y la seguridad internacionales.

El compromiso de la ONU con la resolución pacífica de disputas

El artículo 33 de la Carta de la ONU exige a un estado miembro no poner en peligro la paz y resolver las disputas internacionales pacíficamente. El Consejo de Seguridad, cuando lo considere necesario, exhortará a las partes a solucionar su controversia por medios pacíficos.

El inicio de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU comenzaron en 1948 cuando el Consejo de Seguridad envió observadores de la ONU para monitorear una tregua entre Israel y los Estados árabes, aunque la Carta de la ONU no menciona específicamente las operaciones de mantenimiento de la paz. (Ver el Capítulo 18 del libro para las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU).

El papel del Secretario General en el mantenimiento de la paz

El Artículo 99 de la Carta confiere al Secretario General el derecho de presentar asuntos ante el Consejo de Seguridad, y se argumenta que ese derecho conlleva una amplia discreción para realizar investigaciones y participar en actividades diplomáticas informales en asuntos que puedan amenazar la paz internacional. y seguridad.

En consecuencia, el Secretario General de la ONU nombra representantes de la ONU en puntos críticos que podrían amenazar la paz y la seguridad internacionales. Esto se conoce generalmente como “presencia de la ONU” para prevenir conflictos entre naciones.

Desafíos a la misión de mantenimiento de la paz de la ONU

Sin embargo, el Consejo de Seguridad, en muchos casos, no puede implementar el noble objetivo de mantener la paz en todo el mundo por muchas razones.

Tres de ellos destacan claramente.

En primer lugar, la ONU es una organización política y los miembros permanentes del Consejo de Seguridad con “veto” analizan las cuestiones desde sus intereses políticos y económicos nacionales y votan en consecuencia.

Henry Kissinger, en su libro “Diplomacia”, escribió que el político francés Cardenal Richelieu del siglo XVII fue el primer practicante importante de lo que llegó a conocerse como razón de estado, la idea de que las políticas de un Estado no se justifican por razones de seguridad. por motivos morales normales, sólo por motivos de interés nacional.

El predominio del “poder duro” en los asuntos mundiales

En segundo lugar, el “poder duro” todavía gobierna el mundo, y la Segunda Guerra del Golfo en 2003 fue un ejemplo evidente. En otras palabras, “el poder es lo correcto” parece ser la conclusión incluso en los asuntos internacionales de hoy.

Entre el momento en que se crearon las Naciones Unidas en 1945 y 1976, hubo 120 conflictos armados en los territorios de 71 países que involucraron a 84 países. 36 de los 120 conflictos se limitaron al interior de los territorios. Idealmente, el Consejo de Seguridad no debería haber permitido que estos conflictos continuaran en varias partes del mundo.

La dificultad de la ONU para abordar las guerras civiles

En tercer lugar, la Carta de las Naciones Unidas se refiere a los conflictos armados entre dos o más estados soberanos. La mayoría de las guerras en los países en desarrollo de Asia, África y América Latina fueron guerras civiles dentro de las fronteras de un Estado, y la ONU encontró dificultades para intervenir en tales situaciones. En 1993, se estimó que 42 países estaban involucrados en 52 guerras, y la mayoría de ellas eran guerras civiles.

Naturaleza de los conflictos y teorías del conflicto

Los conflictos, al igual que las enfermedades, se presentan de muchas formas. ¿Es posible o significativo desarrollar teorías del conflicto de la misma manera que lo es desarrollar una teoría general de la salud? Dado que los conflictos tienen que ver con actores humanos, siempre existirán incertidumbres con respecto a sus motivos e intenciones de conducta y comportamiento.

Comprender la necesidad de luchar

Hans Morgenthau dijo: “Los hombres no luchan porque tienen armas. Tienen armas porque consideran necesario luchar”. ¿Por qué surgen las ganas de luchar?

Muchos filósofos creen que los seres humanos tienen dos elementos en conflicto: animalidad y racionalidad. El impulso de luchar parece ser una expresión de la “animalidad” del ser humano y, en consecuencia, el otro ingrediente, la “racionalidad”, pasa a un segundo plano durante la guerra.

El papel de la racionalidad y la moralidad para evitar conflictos

Los valores morales de los individuos se originan en parte en la "racionalidad". El pensamiento racional contribuye colectivamente a la fuerza moral de la sociedad humana, lo que a su vez evita la confrontación y el conflicto. La fuerza moral es la luz guía para mantener un ambiente pacífico.

Perspectivas literarias y filosóficas sobre la guerra y la paz

El dramaturgo y poeta inglés del siglo XVI Christopher Marlowe (1564-93) se hizo eco de los sentimientos racionalistas cuando escribió “Maldito sea el que inventó la guerra”. El ser humano, al ser parte integral de la Naturaleza, el orden y la armonía de la Naturaleza se manifiestan en él y como resultado, el ser humano es arrastrado por el “orden natural” a buscar la paz. La teoría del “contrato social” de Rousseau (1712-78) subrayaba la presencia de una “fuerza externa” (la naturaleza) que actuaba como árbitro de la justicia.

La justicia como camino hacia la paz

Justicia, según Platón y Aristóteles, significa dar a cada uno lo que le corresponde. Desde este punto de vista, la justicia se convierte en la virtud maestra e incluye otras virtudes. Si cada uno recibe lo que le corresponde, prevalecerá la paz y se evitarán los conflictos.

Los conflictos globales persistentes y su contexto histórico

Parece haber una triste inevitabilidad en la forma en que tantos puntos de presión del siglo pasado persisten en la actualidad: Cachemira, Afganistán, Corea del Norte, Israel-Palestina, Irak, Chechenia, Taiwán, Somalia y Chipre son algunos de los los importantes.

Estas cuestiones nunca pueden examinarse aisladamente de los intereses estratégicos. Durante el siglo XX (1900-1999), se han registrado más de 150 guerras, incluidas tres guerras en el sur de Asia entre India y Pakistán en 1948, 1965 y 1971.

El desafío de resolver conflictos pacíficamente

A menudo, los conflictos son difíciles de resolver, aunque se deben hacer esfuerzos para resolverlos pacíficamente. Dados los diferentes objetivos de las partes involucradas, no debería sorprendernos descubrir que el tema de la paz y el conflicto difiere enormemente entre las partes.

La paz se puede lograr si las partes involucradas pueden vivir con un compromiso o una solución “imperfecta”. Pero si el objetivo de una parte parece negar los objetivos de la otra, es difícil hacer las paces.

Estudios ilustrativos de conflictos no resueltos

Por ejemplo, dos conflictos contemporáneos no resueltos, a saber, el conflicto palestino-israelí y el conflicto indo-pakistaní sobre la disputa de Cachemira, que continúa desde hace más de 50 años, pueden presentar un estudio ilustrativo de los conflictos no resueltos.

Parecerá que la incompatibilidad de objetivos de dos partes en la disputa es tan fuerte que un conjunto de objetivos de una parte no puede lograrse sin extinguir los objetivos de la otra parte. Ahí reside la dificultad de llegar a un acuerdo de paz a menos que cambien su enfoque.

El fracaso de las negociaciones de paz de alto nivel

En 2000, el ex presidente estadounidense Clinton (1992-2000) intentó llegar a un acuerdo de paz entre los líderes israelíes y palestinos y, a pesar de sus intensas negociaciones a puerta cerrada, el presidente Clinton fracasó. La pregunta es: ¿Por qué la persona más poderosa del mundo no logró lograr la paz?

Una de las razones fue la insistencia en el derecho de retorno a Israel de varios millones de refugiados palestinos de los países árabes. Israel no podía aceptarlo porque en una nación judía de unos seis millones de habitantes, el regreso de unos cuatro millones de refugiados palestinos tendría un equilibrio demográfico adverso en Israel.

La disputa de Cachemira y su intratabilidad

La disputa de Cachemira no podrá resolverse hasta dentro de cinco décadas porque la India se apega a la política de que la Cachemira administrada por la India es parte integral de la India.

Por otro lado, Pakistán considera a Cachemira un territorio en disputa según las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU de 1948. Estas diferencias irreconciliables se atribuyen a la continuación de los dos conflictos.

La Segunda Guerra del Golfo y la política de cambio de régimen

La guerra de palabras entre Estados Unidos e Irak sobre la cuestión del desarme obligatorio de armas de destrucción masiva desembocó en el inicio de la Segunda Guerra del Golfo el 20 de marzo de 2003.

Además, Estados Unidos, bajo su política declarada de “cambio de régimen”, busca reemplazar los regímenes tiránicos del mundo con democracias, y Irak parece ser el primer caso.

Oposición a la política estadounidense de cambio de régimen

La alianza angloamericana no esperó a conocer la opinión final de los inspectores de armas de la ONU en Irak. Según se informa, el inspector jefe de armas de la ONU, Hans Blix (ex Ministro de Asuntos Exteriores sueco), dijo que quería más tiempo para intentar desarmar a Irak y evitar la guerra. Francia, Alemania y Rusia querían dar más tiempo a los inspectores de la ONU, pero la alianza angloamericana abandonó el proceso de la ONU y atacó a Irak.

La complejidad de lograr la paz

En los casos antes citados, la paz no era posible porque las opiniones de las dos partes eran marcadamente opuestas entre sí y la aceptación de la opinión de una parte anulaba los intereses de la otra.

Se verá que el denominador común en las disputas antes citadas parece ser

  • Barreras psicológicas
  • Dogmas religiosos
  • Extremismo ideológico
  • imperativos territoriales
  • Asimetrías de poder
  • Diferentes imágenes de la realidad.
  • intereses nacionales
  • Preocupaciones de seguridad
  • Políticas miopes

El papel de las opiniones populistas en el mantenimiento de los conflictos

Además, la evidencia empírica sugiere que las opiniones sobre una disputa a menudo se endurecen con el paso del tiempo porque toda una nueva generación de personas se acostumbra a una situación y a los líderes nacionales les resulta políticamente difícil revertir la posición arraigada que sostiene la gente.

Las disputas de Cachemira y Chipre son ejemplos de ello. Las opiniones populistas han sido comparadas con un incendio forestal. Se inicia fácilmente, se propaga rápidamente y es algo indiscriminado sobre a quién o qué daña. De manera similar, una vez que se adopta una actitud populista hacia las disputas, no es posible ninguna solución pacífica.

Mecanismo de consolidación de la paz: el objetivo esencial de la paz en un mundo contradictorio

La difícil situación del mundo actual está atormentada por las contradicciones de los intereses de los Estados, y en un entorno así, la paz debe ser el objetivo fundamental de la comunidad mundial para lograr perspectivas tanto de supervivencia como de mejora de la vida.

El Acta Final de Helsinki y las medidas de consolidación de la paz

En Europa durante la Guerra Fría, el Acta Final de Helsinki de 1975 se centró en la cooperación política, militar y económica y destacó la importancia de las medidas de consolidación de la paz para generar confianza entre las naciones. Las medidas incluyen el cumplimiento de los siguientes principios, a saber,

  • respeto mutuo por la integridad territorial y la soberanía de cada uno,
  • no agresión mutua,
  • no interferencia mutua en los asuntos internos de cada uno,
  • igualdad y beneficio mutuo, y
  • coexistencia pacífica.

Promoción de la paz mediante medidas de fomento de la confianza y la seguridad

Estos principios pueden avanzar aún más mediante esfuerzos cooperativos mutuos para eliminar sospechas o malentendidos sobre los motivos del estado de cada uno. Uno de los métodos utilizados se conoce como “Medidas de fomento de la confianza y la seguridad”, que se describen a continuación.

Medidas de fomento de la confianza y la seguridad (MFCS)

Las Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad (MFCS) son medidas adoptadas por los Estados para reducir o eliminar percepciones erróneas, incertidumbres y temores mutuos haciendo que las intenciones sean más explícitas y transparentes.

Al aumentar la apertura y la previsibilidad en asuntos militares, la CSBM tiene como objetivo desinflar situaciones explosivas, evitar ataques preventivos y evitar el uso de la fuerza contra un Estado. Estas medidas pueden fomentar una creciente confianza mutua entre los estados.

Tipos de medidas de fomento de la confianza y la seguridad

Hay tres tipos de medidas identificadas con la MFCS, a saber,

A. Medidas declaratorias Son aquellos en los que los Estados hacen una declaración de intenciones. Un ejemplo es la declaración conjunta entre India y Pakistán en la que se comprometieron a no atacar mutuamente sus instalaciones nucleares. El problema con estas medidas es que se basan en la confianza mutua. Sin embargo, pueden ser útiles para aclarar las cosas, eliminar malentendidos y proporcionar una base sobre la cual se podrían construir medidas más complejas.

B. Medidas de transparencia Son aquellos que revelan información sobre la actividad, naturaleza y capacidad de las fuerzas militares de un estado. Un ejemplo es la notificación previa de ejercicios militares o su observación por parte de inspectores in situ. India y Pakistán notifican con antelación los ejercicios militares cerca de sus fronteras.

C. Medidas de restricción son los que realmente limitan las actividades de las fuerzas armadas. Un ejemplo es la restricción del tamaño del personal armado en ejercicios militares.

Aplicaciones históricas de CSBM

Todas estas medidas habían sido empleadas en Europa entre las potencias occidentales y la Unión Soviética en virtud del Acuerdo de Helsinki de 1975. Otra iniciativa de fomento de la confianza adoptada por las potencias occidentales y Rusia en 1990 fue la convocatoria de seminarios sobre doctrina militar.

En febrero de 1990, hubo presentaciones por parte de jefes de estado mayor del ejército de 35 estados miembros, incluido el general Colin Powell y su homólogo ruso, el general Akromeyev, sobre la estructura de las fuerzas, el entrenamiento y los ejercicios de cada país, y los presupuestos de defensa. Los miembros de la OTAN cuestionaron la supuesta nueva doctrina rusa de “suficiencia defensiva”, mientras que Rusia planteó dudas sobre el “avance” de la OTAN. estrategia de defensa”.

Condiciones para la eficacia de la MFCS

Sin embargo, muchos escritores han sugerido que la CSBM sólo puede funcionar bajo ciertas condiciones.

La CSBM no puede funcionar sin el deseo de cooperar; La MFCS debe considerarse en términos de “ganar-ganar”, no de “ganar-perder”; Las MFCS son más efectivas si se basan en normas regionales/globales; Las MFCS son peldaños o pilares, no instituciones; La MFCS debería tener objetivos realistas, pragmáticos y definidos; La MFCS no debe ser un proceso apresurado sino un enfoque gradual, metódico e incremental.

El papel de las ONG y las sociedades civiles en la resolución de conflictos

Dado que los conflictos afectan la vida de todos, parece imperativo que las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las sociedades civiles se hagan oír para difundir los conflictos.

La presión de las opiniones se genera para garantizar que los gobiernos escuchen sus puntos de vista sobre la solución pacífica de un conflicto. En 2003 se produjeron marchas de protesta por la paz en los países occidentales contra la guerra de Irak.

Una de las ONG más respetadas es el Instituto Internacional de Investigación para la Paz (SIPRI), con sede en Estocolmo, que dedica sus actividades a la paz mundial y publica su muy respetado Libro Anual del Desarme Mundial. Otra ONG, Greenpeace, se opone totalmente a las armas nucleares.

Sin embargo, la reacción a las amenazas más graves a la seguridad seguirá siendo prerrogativa de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, continuando una larga tradición de la ONU según su Carta.

Organizaciones intergubernamentales regionales en el establecimiento de la paz

Organizaciones intergubernamentales regionales, como la Liga Árabe, la Unión Africana (anteriormente Organización de la Unidad Africana), la Organización de los Estados Americanos, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), la Unión Europea, la Organización para la Seguridad y La Cooperación en Europa (OSCE) puede tomar la iniciativa en el establecimiento de la paz entre los estados de la región.

Por ejemplo, en zonas de conflicto en África, los estados africanos organizaron fuerzas de mantenimiento de la paz y las enviaron a Sierra Leona, Liberia y Costa de Marfil. En Europa, la Unión Europea, en cooperación con la OSCE, desempeñó un papel clave para evitar conflictos en Macedonia y Montenegro.

Se creía que la ASEAN contribuyó decisivamente a la liberación de la líder de la oposición de Myanmar, Aung San Suu Kyi, de su detención en 2002. La Liga Árabe decidió sobre cuestiones intraárabes y adoptó una postura árabe única sobre el conflicto palestino-israelí.

Cooperación entre organizaciones regionales y las Naciones Unidas

La cooperación entre organizaciones regionales y las Naciones Unidas es un ejemplo de ello. El nombramiento de un Representante Especial conjunto de las Naciones Unidas y la UA para la región de los Grandes Lagos en África Oriental, cuyo mandato y actividades se habían ampliado a otros países de África Central, es una manifestación de esa cooperación. En otros lugares, la Organización de Estados Americanos trabajó estrechamente con la ONU en Haití. Lo mismo ocurrió en el caso de Europa por parte de la OSCE en áreas de derechos humanos y establecimiento de la paz en la región de los Balcanes.

Avances en los estudios de paz y conflictos

Los estudios sobre la paz y los conflictos han logrado enormes avances desde mediados de los años setenta. Los estudios han llevado a una mejor comprensión de la paz y el conflicto en diferentes formas. Aunque los estudios para la paz y la educación para la paz están interconectados, es útil conocer la distinción entre ellos.

La distinción entre estudios para la paz y educación para la paz

Si bien los estudios sobre la paz ayudan a las personas a comprender el valor de la paz, la educación para la paz se centra en crear las condiciones para la paz. El tema de la paz y los conflictos es un importante estudio interdisciplinario. Se trata del deseo primordial de los seres humanos de vivir en paz y trabajar en un entorno de libertad y seguridad.

El eterno deseo de libertad e independencia

Como dijo el presidente Kennedy, cuando era senador en 1957, en el debate del Congreso de los Estados Unidos: “La fuerza individual más poderosa del mundo hoy no es ni el comunismo ni el capitalismo, ni la bomba H ni los misiles guiados. Es el eterno deseo del hombre de ser libre e independiente”.

El objetivo de los estudios sobre la paz y los conflictos es educar, lo que significa ordenar las diversas cuestiones de manera justa y directa para que el lector esté mejor informado, sea más sensible a las cuestiones y quizás más motivado para hacer algo al respecto.

El desafío de los estudios de paz y conflictos

El problema con materias como los estudios sobre la paz y los conflictos es que, a diferencia de las matemáticas, las cuestiones no siempre conducen a una solución. Otro aspecto que merece atención es que los estudios sobre la paz y los conflictos deben ser rigurosos, justos, críticos y receptivos.

Dadas las complicaciones, muchos expertos creen que los estudios sobre la paz y los conflictos son un campo minado, y la tarea de un autor sobre el tema se enfrenta a varios factores, incluido el elemento humano en el estudio.

La imprevisibilidad del comportamiento humano en los estudios de paz

Dado que los seres humanos son criaturas impredecibles, los estudios sobre la paz y los conflictos presentan un enorme desafío.

El estudio identificará las condiciones de paz y las causas de la guerra y otras formas de violencia, tanto interna como externa. En otras palabras, examina los ingredientes del conflicto, las causas del armamento y el juego de poder entre las naciones, y cómo las naciones pueden evitar conflictos y mantener o restaurar la paz para que las personas puedan vivir en un ambiente de paz y armonía.

La importancia de las relaciones internacionales pacíficas

Este estudio es vital porque los conflictos provocan miserias indecibles a los supervivientes durante años, además de la pérdida de vidas de millones de personas. Se sostiene que las relaciones amistosas con otro país no son un fin en sí mismas sino un medio para mejorar las posibilidades de paz y seguridad internacionales.

El establecimiento de la paz no puede divorciarse de los acontecimientos actuales en las relaciones internacionales que tienen un impacto en cuestiones tan amplias como los equilibrios de poder globales y regionales y la futura arquitectura de la comunidad internacional.

El carácter cambiante de la sociedad internacional después de la Guerra Fría

El carácter de la sociedad internacional está influenciado por la distribución del poder entre las naciones del mundo. Después del colapso de la Unión Soviética en 1989, Estados Unidos ha sido la única superpotencia.

Esto significa que Estados Unidos tiene todas las decisiones en el mundo, y otras naciones, incluidas Europa y Rusia, han quedado marginadas. Son los Estados Unidos quienes determinan la forma de la sociedad internacional. Washington ha sido un actor central en muchos puntos conflictivos del mundo y ha mantenido a casi un millón de soldados en más de 100 países.

El dominio de Estados Unidos en los asuntos globales

Gasta más en defensa que otras naciones del mundo. En términos económicos, la economía estadounidense es más del doble del tamaño de la del número dos (Japón).

El valor de mercado de grandes empresas como Microsoft y General Electric es mayor que el de las economías nacionales de muchos países. silenciosamente ejerce una influencia dominante sobre las decisiones del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio.

La fragilidad de la seguridad estadounidense y la necesidad de cooperación internacional

A pesar de ser la única superpotencia, los ataques de septiembre de 2001 contra Estados Unidos demostraron la naturaleza frágil de su seguridad y tuvo que depender de otras naciones para combatir el terrorismo internacional. Estados Unidos se dio cuenta de que no podía luchar solo contra el peligro amenazador del terrorismo global.

El impacto del enfoque unilateral de la administración Bush

Otro efecto posterior al ataque de septiembre parece ser que la política estadounidense bajo la administración Bush ha sido un enfoque unilateral (unilateralismo) y sospecha hacia un enfoque multilateral. El ejemplo más evidente fue el ataque preventivo contra Irak el 20 de marzo de 2003 por parte de la coalición encabezada por Estados Unidos sin la autorización de la ONU.

La política unilateral de Estados Unidos y las reacciones internacionales

Se dice que el profesor Gabriel Kolko de la Universidad de York, Toronto (Canadá), un eminente historiador de la guerra moderna, afirmó que “la guerra con Irak es sólo el primer paso en el proyecto sorprendentemente ambicioso de los Estados Unidos para remodelar el mundo”. La política unilateralista de Estados Unidos provocó la escisión de la Alianza Atlántica.

El llamado a un mundo multipolar

Francia y Alemania se opusieron a la guerra sin la aprobación de la ONU y desafiaron la política estadounidense en el Consejo de Seguridad de la ONU. El 12 de abril de 2003, después de reunirse con los dirigentes alemanes y rusos, el presidente francés Jacques Chirac dejó claro que las Naciones Unidas deben tener “el papel principal” en la reconstrucción de posguerra en Irak, e hizo una importante declaración sobre el papel de Estados Unidos en los asuntos mundiales en las siguientes palabras: “Queremos que este mundo sea multipolar y asegurarnos de que cada polo tome decisiones bien equilibradas; por eso creemos en el importante papel que debe desempeñar la ONU”.

El futuro de la supremacía estadounidense y el orden internacional

El autor estadounidense Charles A. Kupchan predijo el fin de la supremacía de Estados Unidos y un nuevo mapa político en el mundo.

Escribe: “Si combinamos el ascenso de Europa y Asia con un internacionalismo en decadencia y quisquilloso en Estados Unidos, queda claro que el momento unipolar de Estados Unidos no durará mucho para este mundo. El dominio de Estados Unidos y su apetito político por proyectar su poder globalmente han alcanzado su punto máximo y ambos se disiparán en el transcurso de la próxima década”.

La erosión de las bases de la no proliferación y los desafíos emergentes

Otra consecuencia de la Segunda Guerra del Golfo de 2003 contra Irak parece ser la erosión de los cimientos sobre los que se basa la no proliferación de armas nucleares. La reanudación por parte de Corea del Norte de su planta de reprocesamiento en el Centro de Investigación de Energía Atómica de Yongbyon amenazó la seguridad en el Lejano Oriente.

El mundo enfrentado al extremismo, el unilateralismo y la carrera armamentista

Parece que el mundo en el siglo XXI se enfrenta a una peligrosa mezcla de extremismo (fundamentalismo), unilateralismo y carrera armamentista. Parece que los países están siendo amenazados por un nuevo orden mundial en el que el poder es lo correcto.

La necesidad de poner énfasis en el poder blando y el derecho internacional

Muchos observadores políticos creen que el mundo enfrenta un futuro inexplorado. Creen que las grandes potencias no deberían depender del “poder duro” y deberían poner énfasis en el “poder blando” (ganarse los corazones y las mentes de la gente). Estas políticas pueden contribuir a la comprensión de un mundo más dispuesto a respetar las reglas y normas expresadas en el derecho internacional.

Causas del conflicto armado

Las causas de los conflictos o las guerras son numerosas. Han sido objeto de investigación por varias disciplinas. Kenneth Waltz analizó las causas de la guerra, y John Stoessinger en su libro “Por qué las naciones van a la guerra” examinó siete guerras y desarrolló una serie de temas relacionados con sus causas.

Motivaciones tradicionales para el conflicto

Tradicionalmente, las guerras o los conflictos armados ocurren ya sea para defender los intereses nacionales de una potencia invasora o para adquirir territorio para obtener recursos o para alcanzar un poder supremo sobre otros. Robert Art ha observado que “hay cuatro categorías que agotan las funciones que la fuerza puede cumplir”: defensa, disuasión, coerción y arrogancia (demostraciones de fuerza).

El papel del poder militar

Es importante señalar que el poder militar generalmente no se utiliza de forma aislada. Hay instrumentos de poder no militares que pueden emplearse junto con el poder militar, como la negociación diplomática, la propaganda, las sanciones económicas o la coerción y las actividades de inteligencia.

Diplomacia y fuerza

Una vez, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, expresó un sentimiento casi similar cuando dijo: “Se puede hacer mucho con la diplomacia pero, por supuesto, se puede hacer mucho más con una diplomacia respaldada por la justicia y la fuerza”.

Naturaleza persistente del conflicto

Otro aspecto que merece atención es que el conflicto no puede eliminarse totalmente mediante la guerra si no se eliminan las causas.

Quincy Wright dijo: “Ni siquiera una derrota total en la guerra puede eliminar las causas del conflicto, y después de un tiempo, los derrotados pueden revivir y renovar el conflicto”. Por ejemplo, Alemania fue derrotada en la Primera Guerra Mundial, pero nuevamente decidió librar la Segunda Guerra Mundial bajo el mando de Hitler porque el conflicto por la supremacía política en Europa persistía.

Viviendo con conflicto

Morton Deutch lo consideró desde otro ángulo y escribió: “El conflicto no puede eliminarse ni siquiera suprimirse por mucho tiempo. La cuestión social y científica no es cómo eliminar o prevenir los conflictos, sino más bien cómo vivir con controversias animadas en lugar de peleas mortales”. En otras palabras, un conflicto puede resolverse cuando ambas partes se dan por vencidas, cambiando o enmendando la situación. Ambas partes viven y conviven con una nueva situación.

Naturaleza cíclica de la guerra global

A veces los conflictos conducen a una guerra global. Muchos expertos en guerra han examinado la cuestión de si la guerra global es cíclica. La respuesta adoptada por muchos autores es que efectivamente es cíclico, que el ciclo gobernante tiene un período de entre 40 y 60 años.

Predicciones y realidades

Si el ciclo bélico ordinario continúa, los expertos creen que la probabilidad de una próxima guerra sería mayor entre 2005 y 2010. De hecho, la Segunda Guerra del Golfo estalló en 2003, dos años antes de lo previsto.

Consecuencias de los conflictos armados y las guerras

Una de las consecuencias de la guerra ha sido el surgimiento de un nuevo mapa de estados. La Primera Guerra Mundial creó nuevos estados en Europa (Estonia, Lituania y Letonia del Imperio Ruso) y Jordania, Irak, Líbano y otros Estados del Golfo en el Medio Oriente a partir del Imperio Otomano.

La Segunda Guerra Mundial dividió a Europa en dos regiones ideológicas: la Europa occidental capitalista con Estados Unidos como líder y la Europa oriental comunista con la Unión Soviética.

El desplazamiento, las pérdidas y la muerte son costos humanos de los conflictos armados. El 32º presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt (1882-1945), que fue un líder contundente durante la Segunda Guerra Mundial, hizo grabar en la pared de su cementerio las siguientes conmovedoras palabras: “He visto la guerra, he visto la guerra en tierra y mar. He visto sangre brotar de los heridos. He visto los muertos en el barro. He visto ciudades destruidas. He visto niños sufrir. He visto la agonía de madres y esposas. Odio la guerra”.

Las muertes de militares durante la Primera Guerra Mundial se estimaron en alrededor de 12,5 millones, mientras que las muertes de civiles fueron 3,5 millones, y durante la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 45 millones de vidas, la mitad de ellas civiles.

Durante la Guerra de Vietnam (1954-1975), murieron 3 millones de vietnamitas y 58.000 soldados estadounidenses. El nuevo milenio comenzó con la Segunda Guerra del Golfo en 2003, en la que las bajas no fueron tan cuantiosas como en guerras anteriores.

Sin embargo, se estima que la invasión angloamericana de Irak tuvo como resultado lo siguiente: 101 soldados estadounidenses muertos, 30 muertos, 11 soldados estadounidenses desaparecidos, más de 100.000 muertos y decenas de miles de heridos.

Además, muchos expertos en guerra señalaron que durante las guerras las principales víctimas eran civiles, no soldados. Las estimaciones actuales son “que alrededor del 75 por ciento de los muertos en la guerra son civiles.

Si a la cifra estimada de muertes se le suma el número de desplazados y heridos, la proporción total de víctimas que son civiles puede llegar al 90 por ciento”.

La proporción de muertes entre civiles ha aumentado constantemente desde alrededor del 10-15 por ciento a principios del siglo pasado hasta el 75 por ciento actual. Incluso los países tecnológicamente más avanzados utilizan armas de destrucción indiscriminada, como quedó ilustrado en la Segunda Guerra del Golfo contra Irak en 2003.

Además, un número cada vez mayor de personas, en su mayoría mujeres y niños, son expulsadas de sus hogares, y en 1994, de los 46 millones de refugiados y desplazados internos estimados en todo el mundo, hasta 40 millones pueden haber huido del conflicto o sus consecuencias. consecuencias. Si a la cifra estimada de muertes se le suma el número de desplazados y heridos, la proporción total de víctimas de guerra que son civiles puede llegar al 90 por ciento.

Los conflictos armados o la guerra destruyen la infraestructura, las perspectivas de desarrollo y la capacidad de las familias de vivir una vida normal durante años juntas.

Desvía recursos hacia esfuerzos bélicos en lugar de utilizarlos en sectores sociales. El militarismo eventualmente conduce a una sociedad decadente en la que la transparencia de las acciones gubernamentales es rara y la negación de los derechos humanos básicos a las personas está a la orden del día.

El aspecto más dañino de la guerra son los costos económicos y sociales que pueden durar generaciones.

A medida que la proporción de víctimas civiles ha aumentado en los conflictos armados, las mujeres y los niños son las principales víctimas. La guerra distorsiona y perturba a las familias, y más del 80 por ciento de las personas desplazadas son mujeres y niños.

Una víctima de guerra del Líbano dijo: “La verdadera experiencia de la guerra no son los bombardeos y demás; Esos son sólo momentos, aunque son los que ves en la televisión. La guerra es lo que sucede después, los años de sufrimiento desesperado con un marido discapacitado y sin dinero o de luchar por reconstruir cuando todas tus propiedades han sido destruidas”.

Los supervivientes cargan con profundas heridas psicológicas que pueden permanecer juntas durante años.

Otro aspecto deshumanizador de los conflictos armados es la experiencia traumática de las mujeres que quedan embarazadas de sus perpetradores. O no pueden afrontar la crianza del niño o son obligadas por la familia o la comunidad a abortar o entregar al niño.

Una mujer croata de Bosnia dijo: “Nunca aceptaré a ese bebé. Si tuviéramos que vivir juntos, él sería un testigo vivo y eterno ante mis ojos y un recordatorio de lo que me tocó vivir”.

Moralidad en el uso de la fuerza

Siempre ha habido una discusión sobre si existe alguna conexión entre la guerra y la moralidad. Aristóteles buscó explícitamente mantener un nexo entre política y principios.

En este sentido, surge la pregunta de hasta qué punto se tuvieron en cuenta los valores y la moralidad al usar la bomba atómica contra Japón en 1945, librar la Guerra de Corea en 1950, la Guerra de Vietnam en los años 60 y principios de los 70, bombardear Trípoli ( Libia) en 1986, el derrocamiento del régimen talibán en Afganistán en 2001 y la Segunda Guerra del Golfo en 2003.

George Kennan, un destacado analista de política exterior estadounidense de posguerra, había cambiado sus puntos de vista anteriores y había puesto la moralidad en el centro del escenario.

En su ensayo en Foreign Affairs titulado “Morality and Foreign Affairs”, Kennan estableció un estándar riguroso para la relación entre moralidad, política exterior y uso de la fuerza.

En 2003, el Primer Ministro británico Tony Blair abogó por razones de moralidad para utilizar la fuerza contra el régimen iraquí de Saddam para desarmar las armas de destrucción masiva.

Sin embargo, su posición fue contradicha por el jefe de la Iglesia en Inglaterra, el arzobispo de Canterbury, y por el Papa Juan Pablo II.

Edward Azar quiso ofrecer otra dimensión de los conflictos cuando dijo: “Uno de los problemas más devastadores del mundo actual es la ocurrencia simultánea de conflicto y subdesarrollo.

Los grupos que buscan satisfacer sus necesidades de seguridad e identidad a través del conflicto están, de hecho, buscando un cambio en la estructura de su sociedad”.

Además del uso de la fuerza para defender los intereses nacionales, hay situaciones que no representan una amenaza directa a los intereses nacionales y, sin embargo, son tan horribles que parece imposible ignorarlas por consideraciones morales o humanitarias.

El ataque de la OTAN contra Yugoslavia en 1999 se basó principalmente en consideraciones humanitarias para detener la “limpieza étnica” de los musulmanes albaneses en Kosovo por parte de soldados serbios bajo el ex presidente yugoslavo Milosevic.

Después de la Guerra Fría, el uso de la fuerza se ha utilizado en misiones u operaciones de paz no tradicionales. En comparación con las funciones tradicionales del poder militar, las operaciones de paz de la ONU amplían las actividades de uso militar para la paz.

Conclusión

Para evitar conflictos globales, el establecimiento de la paz proactivo es crucial. Se necesita tiempo para acumular situaciones conflictivas y debemos reconocer signos de desestabilización o malentendidos entre dos o más naciones o entre dos comunidades religiosas o étnicas dentro de un país. Las condiciones de paz no empeoran rápidamente.